Productos básicos

Banco Santander sustituye por Santander ONE la que fuera la gran apuesta de Ana Botín

Ana Botín lanzó la Cuenta 1 2 3 en España tras el gran éxito que tuvo en Reino Unido, pero la política de tipos del BCE ha acabado con ella

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander

Fue la gran apuesta de Ana Botín al frente del Santander y revolucionó el mercado de cuentas. Pero cinco años después dice definitivamente su adiós.

Hablamos de la Cuenta 1 2 3, que Ana Botín lanzó con gran éxito en Reino Unido cuando dirigía Santander UK. De hecho, era su producto estrella.

¿Qué más leer?

IBEX 35. Santander cierra septiembre en mínimos de dos décadas y con escasas opciones de rebote

En mayo de 2015 se comenzó a comercializar en España. Y supuso un soplo de aire fresco en el mercado de productos básicos bancarios.

La Cuenta 1 2 3 conjugaba la devolución de un porcentaje de recibos (el 1% para los básicos de consumo de hogar), pasando por el 2% para cuotas de autónomos y del 3% para colegios y universidades. Además, ofrecía una retribución de entre el 1 y el 3% a sus clientes dependiendo del ahorro que tuvieran, llegando el 3% a partir de 10.000 euros.

En Reino Unido se logró captar 3,2 millones de clientes. A cambio, tanto en las islas británicas como en España el cliente debía establecer una alta vinculación con el banco, a través de domiciliación de nómina y recibos, gasto en tarjetas y productos de financiación e inversión. 

La rentabilidad está en el incremento de la vinculación

Lo que realmente revolucionó fue que Botín lanzaba este producto en un momento en el que los tipos de interés ya eran bajos, aunque no fue hasta 2016 cuando el Banco Central Europeo (BCE) colocó el precio oficial del dinero en el 0%.

En términos de rentabilidad, la cuenta permitió incrementar el gasto en tarjetas un 55% en 2016. También desde su lanzamiento permitió incrementar por cuatro la domiciliación de recibos y por cinco la vinculación de los clientes. 

La Cuenta 1 2 3 llegó a captar 1.000 nóminas diarias de la competencia 

El coste era de 500 millones de euros, pero robó 135.000 nóminas, en cinco meses, a razón de 1.000 al día y se abrieron 50.000 cuentas.

En 2018 esta cuenta captó 5.600 millones de euros, según datos que facilitó la propia Botín. Esta rentabilidad por cliente compensaba el coste asociado.

A cambio, el cliente pagaba 3 euros mensuales de coste por mantenimiento de cuenta y otros 3 por tarjeta.

Reacción de la competencia

Tal fue el éxito que constituyó toda una amenaza para sus rivales y les hizo mover ficha. La banca comenzó a lanzar versiones de esta cuenta. Por un lado, Banc Sabadell, con su cuenta Expansión, también con una remuneración al 3%. 

Incluso Ibercaja llegó a lanzar una cuenta remunerada al 5% el primer año.

Pero a medida que se incrementaba la competencia, Santander lanzaba sucesivas versiones como la Cuenta 123 para pymes y autónomos.

La política del BCE la hirió de muerte

Sin embargo, poco a poco tuvo que ir replegando velas como consecuencia de la política de tipos al 0% del BCE. 

Para ello bajó el saldo máximo a remunerar en varias ocasiones.

Primero, recortó el saldo máximo a retribuir desde los 15.000 euros hasta los 10.000 euros. Y, ahora, volvió a anunciar un nuevo recorte desde los 10.000 euros hasta los 6.000 euros. Finalmente, en enero de 2020 dejó de ser remunerada. 

Asimismo, aumentaba las comisiones, además, de tres euros por mantenimiento de la cuenta, otros tres euros por la emisión de tarjetas mensuales. 

Y, al mismo tiempo, lanzaba la Cuenta Santander Zero 1 2 3, que se caracterizaba por tener cero comisiones siempre y cuando se cumplieran uno de los dos supuestos (por ejemplo domiciliación de la nómina más recibos). 

Pero ni con esas. La Cuenta 1 2 3 no despareció, pero hubo una redistribución a sus clientes hacia la Cuenta Zero, al mismo tiempo que endurecía sus condiciones y elevaba las comisiones.

One y la tiranía de las suscripción

Las empresas de suscripción tipo Netflix son el nuevo objeto de deseo de consumidores e inversores y bajo esta premisa la nueva estrategia en cuentas de Ana Botín como presidenta de Banco Santander es esa. 

Santander One, es un nuevo modelo para particulares y empresas basado en una cuenta única asociada a servicios esenciales con cero comisiones para los clientes vinculados y la posibilidad de contratar, si lo desean, planes de servicios de valor añadido personalizados bajo el modelo de suscripción. 

Los clientes vinculados podrán realizar su operativa habitual a través de canales digitales y en los 40.000 cajeros de la red Santander en el mundo y no pagarán comisiones por los servicios básicos (tarjetas de débito y crédito,transferencias nacionales por internet y Bizum), pudiendo añadir los servicios personalizados que elijan bajo suscripción.

Además, Santander ha sellado una alianza estratégica con Iberia para poner en marcha un ambicioso plan de captación y fidelización de particulares y empresas, Santander One Iberia Plus

Para considerarse vinculado, basta con que el cliente tenga su nómina o pensión, tres recibos domiciliados y un producto de financiación (préstamos, hipoteca o renting) o de ahorro (fondo de inversión, plan de pensiones, seguro de ahorro...) o de protección (seguro de hogar, auto, vida, accidentes...). 

Los clientes que sólo tienen nómina o ingresos, o sólo un producto de ahorro, financiación o protección, pagarán 10 euros al mes por el mantenimiento de la cuenta y los servicios esenciales. Los clientes inactivos, que no tienen ingresos domiciliados ni productos contratados, pagarán 20 euros al mes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses