Cuidado con las trampas del mercado bajista

El rebote y posterior descalabro bursátil no ha sido más que una de las numerosas trampas que el mercado bajista pone a los inversores

Los inversores cayeron en la trampa que les tendió el mercado bajista. Durante unos días, las bolsas transmitieron un falso optimismo, el que la inflación ya estaba dominada.  

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Publicidad

Un fuerte rebote descontaba que el mercado bajista por fin tenía los días contados, que ya se podía poner fecha de finalización a este periodo tan denostado por los inversores.

Pero era un falso rebote, propio de este tipo de mercados, que suele confundir, porque lo que descuenta es más un deseo que una realidad.  

La dificultad de doblar la curva de la inflación 

A tenor de lo ocurrido, el inversor debe tener claro que este tipo de episodios se repetirán sin que supongan el final del mercado bajista. Que esto tardará en llegar, porque doblar la curva de la inflación no será tan fácil como lo había descontado el mercado.   

Es posible que la inflación haya tocado techo o esté a punto de hacerlo, no está claro. Pero lo que sí parece seguro es que tardará en retroceder de las alturas, que se moverá en esos picos más tiempo del esperado.  

Publicidad
Publicidad

Y la Fed y el BCE mantendrán su agresividad. De hecho, los sondeos apuntan a que una subida de 75 puntos básicos se puede quedar corta y la opción que se baraja es la de 100 puntos básicos.  

Los gestores que evitaron la trampa 

Quiénes no cayeron en la trampa del mercado bajista fueron los grandes gestores de fondos, que en la encuesta de septiembre de Bank of America, admitieron que su sentimiento era súper bajista.   

De hecho, estos expertos, que gestionan más de 600.000 millones de dólares en activos, están en su nivel más elevado de liquidez desde 2001. Y su asignación a acciones globales se encuentra en mínimos históricos.

Además, su operación más habitual en este mes ha sido ponerse largos en dólares, la divisa que mejor ha funcionado como refugio.  

Esta manera de operar confirma que no han sido víctimas de la última trampa del mercado.  

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de