El Ibex-35 sólo reúne fuerzas para salvar la sesión

La prórroga que la UE dio al Brexit y las buenas vibraciones sobre las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, entre otras cosas, favorecieron un cierre en positivo en Europa. Al selectivo doméstico le fallaron algunos grandes valores.

Durante la primera mitad de la jornada dominaron los números rojos en el Ibex-35, hasta que a partir de las dos y media de la tarde el selectivo se dio la vuelta para entrar en verde. Al cierre, el índice se anotaba apenas un 0,03%, para dar un último cambio en los 9.433 puntos. Podía haber cerrado algo más arriba: marcó máximos de la sesión en el entorno de los 9.450 puntos. 

En el resto de los índices europeos, el gráfico fue en paralelo. Al cierre, todos se movían en positivo, aunque con ascensos discretos. Los mejores fueron el Ftse Mib de Milán y el Dax alemán, que se anotaron un porcentaje cercano al 0,4%. El PSI-20 de Lisboa se apuntó un 0,32%. El Cac 40 francés avanzó un 0,15%, y el Ftse 100 británico, cerca de un 0,10%. Con ello, el indicador doméstico fue el peor del día. 

Al selectivo español le pesó la caída de algunos de los grandes valores, como Telefónica (-0,57%) o Iberdrola (-0,37%), así como el Santander y BBVA, que se dejaron mínimos porcentajes que no llegaron al 0,10%. 

También terminaron a la baja algunas entidades financieras, como Bankia, que retrocedió un 1,80%, tras presentar sus resultados del tercer trimestre; el Sabadell, que bajó un 0,59%; y CaixaBank, que se dejó un 0,24%.

Aunque los dos peores de la sesión fueron Viscofán (-3,95%) y Ence (-2,36%). 

En verde, un buen puñado de compañías terminaron con ganancias superiores al punto porcentual: Siemens Gamesa, Meliá Hotels, ArcelorMittal, Grifols, Cie, Aena y Mapfre. 

Publicidad
Publicidad

Extensión del Brexit

Una de las claves de la sesión pasó por el Brexit: la Unión Europea decidió aceptar la petición del primer ministro británico, Boris Johnson, forzada por su Parlamento, de extender el Brexit hasta el 31 de enero de 2020. Fue un acuerdo prácticamente in extremis, puesto que la fecha establecida para la salida del Reino Unido de la Unión Europea era el 31 de octubre, es decir, este jueves. Por otro lado, esta tarde la Cámara de los Comunes de Londres vota la propuesta de Johnson de celebrar elecciones este invierno. Los liberales y los nacionalistas escoceses están de acuerdo en que tengan lugar esos comicios, pero el líder laborista, Jeremy Corbyn, no quiere que haya elecciones antes de estar seguro de que el riesgo de un Brexit sin acuerdo se ha despejado del panorama.

Con ello, la libra esterlina era la moneda del G-10 que más se revalorizaba contra el dólar. Al cierre de la sesión se apreciaba un 0,25%. En la jornada de hoy esa subida de la divisa no fue un freno para el Ftse 100 británico. Esquivar un Brexit a las bravas, aunque sea sólo a corto plazo, es un bien superior que también valoran las acciones británicas. 

Las claves de Wall Street

Pero lo que acontecía alrededor del Brexit no era lo único que favoreció el cierre de los índices europeos al alza. También venían noticias positivas del otro lado del Atlántico. En primer lugar, nuevas esperanzas en un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, transmitidas por el propio Donald Trump. En segundo lugar, por subidas puntuales de varios valores, como Microsoft, después de ganar un contrato con el Pentágono; o como AT&T, ante cambios en su consejo de administración; además de en Tiffany, ante el interés que ha confesado LVMH que tiene por comprarlo. 

Publicidad

Con ello, al cierre de la sesión europea, los índices americanos registraban subidas. El Dow Jones se anotaba un 0,4%, mientras que el S&P500 se apuntaba un 0,55%, y el Nasdaq, cerca de un punto porcentual. 

Con este comportamiento, el S&P 500 marcaba máximos históricos por encima de los 3.000 puntos.

Esta semana será muy importante en Wall Street, puesto que conoceremos el paro del mes de octubre, el dato adelantado del PIB del tercer trimestre y la Reserva Federal norteamericana celebra su reunión ordinaria de política monetaria en que se prevé que baje los tipos de interés por tercera vez consecutiva.

Con este panorama, vimos subidas en las rentabilidades de todos los bonos. El interés del título americano a diez años pasó del 1,79% al 1,85%. El rendimiento del bono alemán a ese mismo plazo pasó del -0,37% hasta el -0,33%. Y el de su comparable español, del 0,26% hasta el 0,30%. 

Publicidad

Resultado electoral en Argentina

En Argentina, la victoria de la izquierda peronista que representan Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner apenas se saldaba con una caída del 1% en el Merval al cierre de la sesión europea, quizás porque el resultado estaba descontado debido al amplio margen con que este ticket electoral venció en las primarias del pasado mes de agosto. Pero ello oculta que la primera reacción fue de una subida de más de un 6% en la apertura y que poco después del término de la jornada bursátil del Viejo Continente el indicador bajaba más de un 3%.

El peso argentino retrocedía un 1,11%.

La deuda argentina sí sufría más: la rentabilidad del bono argentino a dos años emitido en dólares subía 343 puntos básicos, hasta el 71,72%. 

Materias primas

Publicidad

En el mercado de materias primas, el oro bajaba un 0,9%, hasta perder otra vez los 1.500 dólares. El precio de la onza lleva todo el mes de octubre pivotando alrededor de los 1.500 dólares: se pone levemente por encima si hay malas noticias y ligeramente por debajo si las noticias son positivas. 

El petróleo también caía: el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,53%, hasta los 61,69 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía un 1,13%, hasta los 56 dólares. Ello, debido a síntomas de expansión de los inventarios de petróleo de Estados Unidos.

En portada
Publicidad
Noticias de