El Ibex-35, rezagado respecto a Europa, cierra su mejor año desde 2013

El que termina fue un año de altibajos. El selectivo subió mil puntos entre enero y abril. A partir de ahí, desandó el camino recorrido y en agosto llegó a tentar los números rojos en el año. Desde ese momento, retomó la senda alcista y logró marcar máximos anuales y desde el verano de 2018 en la recta final del ejercicio. En las dos últimas jornadas se impuso la recogida de beneficios. 

Bolsahoy

La última sesión del año cerró en rojo en todos los índices de renta variable europeos, lo que quizás introdujo un punto agridulce en un 2019 que fue, pese a los altibajos, magnífico para la renta variable, no sólo del Viejo Continente, sino a nivel global. 

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,66%, para dar un último cambio en los 9.549,20 puntos. Se alejó en su segunda sesión consecutiva de recogida de beneficios, por tanto, de los máximos anuales y desde el verano de 2018 que marcaba el viernes pasado en los 9.700 puntos. 

Como ocurrió en la sesión de ayer, las caídas afectaron al grueso de los valores del selectivo español. En la última jornada del ejercicio se salvaron únicamente siete empresas del recorte. MásMóvil fue la más rentable, con una subida del 2,31%. Después se colocaron Mediaset y ACS, que se apuntaron un 1,51% y un 1,31%, respectivamente. Ferrovial y Cellnex se anotaron alrededor de un 0,85%. Merlín Properties y CaixaBank completaron la lista de valores al alza. 

En rojo, Endesa fue el peor valor, con un recorte del 2,38%, seguido de Enagás, que retrocedió casi un 2%. 

Un buen puñado de compañías bajaron más de un punto porcentual. Entre ellas, algunas de las grandes: Telefónica se dejó un 1,47%, Repsol, un 1,38%, e Iberdrola, un 1,12%. 

Rezagado respecto a Europa, pero con el mejor resultado desde 2013

Con todo y con eso, pese al retroceso de las dos últimas sesiones, el selectivo español terminó el ejercicio con una revalorización de un 11,82%, lo que convierte al que acaba en el mejor año para el indicador desde 2013, cuando subió un 21,42%. El resultado de 2019 contrasta con el registrado el año pasado, cuando perdió casi un 15%. 

Pero el índice doméstico se quedó muy atrás respecto al resto de indicadores europeos. Así, el Eurostoxx 50, por ejemplo, cerró el año con un ascenso de casi un 25%. Para el selectivo paneuropeo, éste fue el ejercicio más rentable desde el de 1999, cuando ganó un 46,74%. 

La rentabilidad del Cac 40 francés y del Dax alemán rebasó ese 25% en el conjunto del año. Y en el Ftse Mib de Milán superó el 28%. 

De estos índices, hubo algunos que no operaron en la jornada de hoy: las Bolsas de Fráncfort y de Milán permanecieron cerradas por festivo. 

La plaza española únicamente operó hasta las dos de la tarde. 

Las Bolsas europeas no contaron con la referencia de Wall Street en su última sesión lectiva del año, porque cerraron antes de que arrancara la jornada al otro lado del Atlántico. El mercado estadounidense de futuros anticipa una apertura levemente a la baja en la Bolsa de Nueva York. Pero en EE.UU. el resultado bursátil también es extraordinario: a falta del último día de negociación, el Dow Jones gana un 22%, el S&P500 se revaloriza un 28,50%, y el Nasdaq, cerca de un 35%. 

Un año de altibajos

La primera mitad del año para el selectivo español fue alcista: arrancaba el año por debajo de los 8.600 puntos y fue subiendo hasta rozar los 9.600 puntos en abril. Pero a partir de mayo se complicó la evolución de los mercados debido a que lo mismo hizo el conflicto comercial entre Estados Unidos y China y, además, el panorama económico pareció enturbiarse con rebajas de estimaciones de crecimiento y malos indicadores de confianza: el daño sufrido por el sector industrial a nivel global por el conflicto tarifario parecía grave y amenazaba con contagiarse al resto de la actividad económica. El selectivo marcó un mínimo anual en los 8.519 puntos a mediados de agosto. 

Desde ese punto, con los buenos augurios sobre una solución negociada al conflicto chino-estadounidense, un resultado electoral en el Reino Unido que alejaba el escenario de un Brexit sin acuerdo y el freno en el deterioro económico global, el índice fue recuperando posiciones, para marcar máximos en los 9.700 puntos la semana pasada.

El mercado de bonos fue un buen termómetro del sentimiento inversor respecto a la situación económica y sus riesgos. Éstos provocaron la intervención de los principales bancos centrales: el BCE reanudó el programa de compra de activos y la Reserva Federal realizó una serie de bajadas de tipos para sostener el ciclo económico. 

El bono estadounidense a diez años arrancó el ejercicio con una rentabilidad por encima del 2,60%, marcó mínimos a principios de septiembre en el 1,45% y termina el año en el 1,90%. Un camino paralelo tuvieron el resto de bonos. El alemán empezó el año con un rendimiento del 0,20%, marcó mínimos entre finales de agosto y principios de septiembre en el -0,7% y da carpetazo a 2019 en el -0,185%.

El balance anual y mensual de los componentes del Ibex-35

En el selectivo español, trece valores terminaron 2019 con pérdidas. El peor fue Ence, que retrocedió un 33%, afectado por la caída del precio de la celulosa y el riesgo que corre su planta de Pontevedra. Le siguió Bankia, que se dejó un 25%, penalizada por los bajos tipos de interés y el riesgo político. El tercer peor valor de este ejercicio que termina fue Telefónica, que bajó un 15%. Los otros dos valores con descensos de dos dígitos fueron ArcelorMittal y CaixaBank.

La mayor rentabilidad dentro de los componentes del Ibex-35 residió en Cellnex, que subió alrededor de un 95%, celebrando sus operaciones de compra y la expectativa de los beneficios que le irán aportando en el futuro. A continuación, lejos, Ferrovial y Siemens Gamesa, que avanzaron alrededor de un 50%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, destacó PharmaMar, con una revalorización del 227%, seguido de Abengoa B, que subió un 180%, y de Urbas, también con una ganancia de más del 100%.

En rojo, el peor resultado correspondió a Deoleo, que bajó un 54%, seguido de Duro Felguera, que perdió un 38%. 

También alguna referencia merece la evolución del último mes del año. El Ibex-35, con su ascenso del 2%, se colocó entre los mejores de Europa, únicamente superado por el Ftse 100 británico, que avanzó un 2,7%, impulsado por el resultado electoral. El Dax alemán se quedó atrás, con un ascenso del 0,10%. 

En el mes de diciembre, Inditex e IAG fueron los valores más rentables, con ganancias de un 11%. En el otro lado de la tabla se colocó Telefónica, con un recorte del 10%, seguido de Mapfre, que bajó un 7,8%. 

Activos fuera de la Bolsa

En cuanto a otros activos fuera de la Bolsa, es de destacar la subida cosechada por el oro, que ronda el 18%, en su mejor ejercicio desde 2010, hasta los 1.520 dólares la onza. 

El barril de Brent, por su parte, sumó un 23% este año, su mayor subida desde la del 52% que registró en 2016. Su cotización ronda los 66 dólares. 

En el mercado de divisas, de las principales, las que más ganaron respecto al euro fueron el dólar canadiense (7%), el peso mexicano (6%) o la libra esterlina (5,75%).

El dólar estadounidense se apreció un 2% respecto a la moneda comunitaria y el tipo de cambio entre las dos monedas llega al final de año situado en 1,1237 unidades. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.