El Ibex-35 cierra a la baja, pero salva los 9.400

El selectivo sufre la presión bajista de Telefónica, los bancos y otros blue chips y termina la jornada con pérdidas.

El Ibex-35 arrancaba la sesión prácticamente plano pero, a medida que fueron transcurriendo las horas, fue profundizando en territorio negativo. Al cierre, el selectivo daba un último cambio en los 9.400,1 puntos, lo que supone un recorte del 0,35%. Salvó los 9.400 puntos, aunque durante la mayor parte de la sesión estuvo por debajo de esta cota. 

El resultado de la sesión fue mixto en el Viejo Continente. Aunque el selectivo se contó entre los peores de la sesión, sólo superado en pérdidas por el PSI-20 de Lisboa, que retrocedió un 0,43%, y casi igualado con el Ftse 100 británico, que se dejó un 0,34%. Y la clave pudo estar en Telefónica, que se colocó entre los peores valores del selectivo, con un retroceso de alrededor de un 2,70%, contagiado por las mediocres cifras de Orange en España. La compañía francesa, además, sufría un descenso superior al 2,5% en la plaza parisina, aunque el Cac 40 francés fue el único que cerró en verde, con una revalorización del 0,17%.

También contra el Ibex-35, otra vez, la banca. Bankia (-2,61%) fue el peor valor del sector. BBVA sufrió un descenso relevante: bajó algo más de medio punto porcentual. Algo inferior fue el recorte de Santander y CaixaBank, que se dejaron alrededor de un 0,30%. Quizás le perjudicó al conjunto de la industria financiera lo mal que sentaron las cuentas del tercer trimestre que publicó Liberbank, que se hundió un 4,5%, convirtiéndose en el peor valor del Índice General de la Bolsa de Madrid. 

Además, en negativo terminaron otros 'blue chips', como Repsol (-0,43%) e Iberdrola (-0,35%). 

Como contrapeso en el selectivo doméstico, pocos valores. Con convicción, únicamente Grifols (1,38%), que encabezó los ascensos después de publicar sus resultados del tercer trimestre. A continuación, Acerinox y Naturgy, que ganaron alrededor de un punto porcentual. En el sector financiero, Bankinter y Sabadell se salvaron de los recortes y se anotaron alrededor un 0,89% y un 0,79%, respectivamente.

Datos regulares en EE.UU. a la espera de la Fed

Publicidad
Publicidad

En el mercado de deuda, bajadas de las rentabilidades de los bonos a uno y a otro lado del Atlántico. Ello, coincidiendo con la publicación de datos económicos muy regulares en Estados Unidos: el precio de la vivienda subió menos de lo esperado en agosto; mientras que el índice de confianza del consumidor que elabora la Conference Board mejoró menos de lo previsto por el consenso de analistas, al pasar de los 125,1 hasta los 125,9 puntos, cuando se había previsto que subiera hasta los 128 puntos. Todas estas referencias, en vísperas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana: se espera que mañana publique su decisión. El mercado descuenta que rebajará los tipos de interés un cuartillo por tercer mes consecutivo. La duda está en qué planteará la autoridad monetaria estadounidense para diciembre y con vistas al año que viene, es decir, si los recortes de tipos han sido técnicos o si son el inicio de un ciclo más largo de bajadas en el precio del dinero. 

Este combinado de indicadores no colaboraba mucho con Wall Street. Al cierre de la sesión europea, el Dow Jones y el S&P 500 se encontraban prácticamente planos, mientras que el Nasdaq se dejaba alrededor de un 0,40%. No ayudaron del todo los resultados empresariales, que fueron mixtos: si bien los de Merck y Pfizer fueron positivos, los de Alphabet y Akami decepcionaron. Alrededor de la cuestión de los resultados, Shawn Cruz, de TD Ameritrade, explicó en declaraciones a Bloomberg que los mercados aún no tienen claro qué deben pensar sobre la campaña de presentación de resultados del tercer trimestre y cómo deben actuar: los números no están siendo tan malos como se esperaba, pero ello tampoco significa que sean buenos. 

Los bancos estadounidenses recibieron el impulso del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, que afirmó que estaría abierto a rebajar la regulación que pesa sobre el sector financiero. Precisamente, ésta es una cuestión sobre la que las entidades americanas han estado presionando aprovechando las últimas tensiones de liquidez que han aflorado en el mercado de financiación a corto plazo. Las achacan a los elevados niveles de liquidez que han de mantener por mandato regulatorio y que no pueden poner a disposición de los demandantes de financiación. 

Por último, un elemento negativo. Si ayer los ánimos eran bastante favorables respecto a la guerra comercial, en la jornada de hoy sucedió lo contrario: surgieron rumores sobre la posibilidad de que China y Estados Unidos pudieran no firmar su acuerdo comercial parcial el mes que viene, tal y como se comprometieron hace unas semanas.

Novedades del Brexit

Publicidad

Mientras tanto, en Reino Unido se da por segura la celebración de elecciones anticipadas en diciembre, entre el 8 y el 12 de ese mes, una vez que, de acuerdo con Esty Dwek, de Natixis, el riesgo de un Brexit sin acuerdo haya sido virtualmente eliminado: "Esperamos que la incertidumbre del Brexit continúe disminuyendo, y mantenemos una visión constructiva sobre los activos europeos". La libra esterlina se apreció levemente con respecto al billete verde.

El euro también ganó posiciones muy modestamente frente a la divisa estadounidense: la moneda comunitaria avanzaba un 0,07% con respecto al dólar y el tipo de cambio rondaba el nivel de 1,1107 unidades. 

El oro, al cierre de la sesión, se dejaba un 0,2%, hasta los 1.489 dólares la onza. 

El crudo, en cambio, ganaba posiciones. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 0,42%, hasta los 61,83 dólares. 

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de