«El de las infraestructuras es un buen sector en el que encontrar rentas»

En un entorno de bajo crecimiento y reducida rentabilidad es un lugar idóneo para encontrar rendimientos, aunque, según Lydotes, no en las compañías más típicas.

Lydotes_Jim

La estrategia que dirige James Lydotes data de 2011 y tiene un concepto amplio de las infraestructuras, en las que incluye actividades y compañías más allá de las tradicionales, como constructoras de puentes o autopistas. Por ello, califica su gestión de «única».

Pero habrá una serie de características que tendrán que reunir las empresas en las que invierte... 

Son tres los criterios que definen al sector: una generación de caja estable, predictibilidad y visibilidad regulatoria y, por último, propiedad de activos. ¿Por qué limitarnos entonces sólo a energía o transporte?, ¿por qué no incluir también a los activos inmobiliarios del sector salud o a las 'telecos'?

¿Por qué puede ser ahora interesante el sector de las infraestructuras? 

Estamos en un contexto de bajo crecimiento y de bajas rentabilidades a nivel global. Los inversores buscan soluciones, sobre todo en un momento de envejecimiento de la población que supone una mayor dependencia de activos generadores de rentas. Éste es un buen sector para encontrar rentas o dividendos: si a nivel global, la rentabilidad por dividendo es de un 2 por ciento, el sector de las infraestructuras proporciona un 4 por ciento y nuestro fondo es capaz de generar más rentabilidad debido a que tenemos un universo más amplio de acciones entre las que elegir. Esto último hace posible que seamos más conscientes de lo que estamos pagando y que podamos alcanzar una rentabilidad por dividendo del 6 por ciento.

¿Que subsectores tienen interés? 

Las 'telecos' y el 5G. Estas empresas lo han tenido difícil en la última década y la razón es que ofrecen servicios 'comoditizados', es decir, todas las empresas venden más o menos los mismos y, en ese entorno, los clientes sólo se guían por los precios más bajos. Las 'telecos' han invertido, pero no han sido capaces de diferenciarse. Lo que está cambiando al pasar del 4G al 5G es que hay líderes con mayor capacidad de inversión que, por primera vez en una década, van a ser capaces de ser rentables y justificar primas para sus precios. Podemos encontrar estas compañías por todo el mundo, aunque hay diferencias entre países respecto a su compromiso con el 5G. Japón, por ejemplo, ha dado un gran impulso a esta tecnología y China, con el paso de tres grandes 'telecos' a dos para buscar una mayor eficiencia en las inversiones. Otra área interesante es la del inmobiliario del sector salud, por la necesidad de infraestructuras ligada al envejecimiento.

¿Qué opina de las compañías clásicas de infraestructuras? ACS y Ferrovial en España tienen muchos activos...

Son atractivas con vistas al medio o al largo plazo pero, en conjunto, es más difícil encontrar valor en este espacio: en estas empresas ha entrado mucho dinero y por eso sus valoraciones son menos atractivas.

Además, las finanzas públicas no están en muy buena forma...

Ése es el gran argumento. Aunque, si somos justos, España o Italia se han adaptado ya al concepto de que el sector privado ha de ser el que acometa las infraestructuras. Pero en EE.UU. aún se cree que el Gobierno tiene que continuar pagando las carreteras.

Pero en España hemos tenido el problema de que las empresas privadas han invertido en infraestructuras que no han sido rentables y han tenido que ser rescatadas por el Estado...

Ése es el riesgo. El problema de España puede ser que la actividad no estuviera todo lo regulada que podría o que la regulación no fuera la idónea. Quizás no se tendrían que haber permitido ciertas inversiones en infraestructuras que no tenían sentido. Pero el Estado también tiene una gran parte de la propiedad y el control del gestor de los aeropuertos, lo que es una buena cosa tanto para la propia empresa como para sus accionistas: los inversores están dispuestos a pagar múltiplos más elevados debido a su predictibilidad.

Trump bajó los impuestos. ¿Logrará aprobar el plan de infraestructuras antes de las elecciones de 2010?

No lo creo. Aunque tanto republicanos como demócratas son favorables a ello, la descentralización del país dificulta la puesta en marcha de un plan: las ciudades controlan en gran medida sus finanzas, cada una toma sus propias decisiones en materia de infraestructuras y ninguna quiere perder ese control.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.