Todo lo que debes saber antes de comprar tu primera vivienda

Siguiendo estas recomendaciones, este proceso, uno de los más importantes que se toman en la vida, no se complicará

Aproximadamente, solo un 8,17 por ciento de las hipotecas firmadas en 2021 son de menores de 35 años, y es que, la alta tasa de paro juvenil, la precariedad laboral, salarios no muy elevados que impiden ahorrar, la inestabilidad económica, y un precio de inmuebles que para muchos son inasumibles, serían algunas de las razones que apuntan a un índice tan bajo en nuestro país. 

No obstante, cada vez hay más entidades que se comprometen con los jóvenes para facilitarles el acceso a esa vivienda con la que llevan años soñando y es el caso de Tomamos Impulso, una iniciativa que surge de la unión de tres entidades –el banco TARGOBANK y las aseguradoras Agrupació y Atlantis-, y que aglutina un completo paquete de servicios en el ámbito de las finanzas, seguros, hipotecas, movilidad y ocio, adaptable a la necesidad particular de cada usuario y cliente, y más si eres joven. 

Si este es tu caso y estás decidiéndote a dar el salto y comenzar los trámites para afianzar la vivienda de tus sueños, a continuación, te ofrecemos una serie de recomendaciones que evitarán que el proceso más importante de tu vida se complique más de lo necesario: 

1. Sé realista con tu situación financiera: todos soñamos con vivir en una mansión que tenga un jardín con piscina y 2 labradores de color rubio platino correteando, pero es importante ajustarnos a la realidad de nuestra situación financiera. Es importante que recuerdes que los expertos recomiendan que el pago mensual de tu hipoteca no suponga más del 40% del sueldo y, de hecho, muchos bancos exigen un umbral más ajustado, incluso por debajo del 30%. 

2. Evalúa los gastos extra: si seguimos con la metáfora de la mansión, debemos tener en cuenta que este tipo de viviendas supondrá una serie de gastos extra bastante elevados y, si ahora volvemos a la realidad del 70 por ciento de la población, debemos también tener en cuenta que los impuestos los impuestos sujetos a la compraventa son numerosos (la famosa plusvalía, IVA, IBI…) y nunca está de más hacer un repaso antes de dar el paso. 

Además, podemos valorar la posibilidad de elegir una vivienda con certificación energética A que puede llegar a suponer un ahorro estimado del 89 por ciento en energía respecto a una vivienda convencional, algo nada disparatado teniendo en cuenta cómo están los precios de la luz. 

Publicidad

3. Inspeccionar bien la ubicación: la compra de tu vivienda es una de las decisiones más importantes que tomarás en tu vida, por lo tanto, es importante que evalúes todas y cada una de las opciones disponibles, y entre ellas, la ubicación. Será el lugar en el que más tiempo pases durante los próximos 20 años de tu vida, por lo que es importante que tengas en cuenta el barrio, las conexiones de transporte y miles de factores más que deben ser un condicionante en tu decisión. 

4. Visita la vivienda que más te llame la atención en diferentes ocasiones del día: Esto es importante para, en primer lugar, obtener más información sobre el barrio y en segundo lugar, para analizar la orientación. Y, te preguntarás: ¿por qué esto es importante? Aquí te damos la respuesta: la mejor orientación es la este-sureste durante todas las épocas del año, ya que, la orientación oeste sufre de sobrecalentamiento en verano y la norte-noroeste es muy proclive al gasto energético. 

5. ¿De nueva construcción o de segunda mano? He aquí otra cuestión a tener en cuenta para tu bolsillo. Si tu opción preferencial es vivir en el centro, lo más probable es que sea de segunda mano y hay que tener en cuenta que requerirá de ciertas reformas; más aún si el edificio es antiguo. Por el contrario, si se trata de una vivienda a las afueras y de nueva construcción, también deberás valorar otras cuestiones como son los pagos de la comunidad de las zonas ajardinadas que suelen tener este tipo de residenciales. 

6. Tipo de hipoteca: Una vez hayas solventado los pasos anteriores, llega el momento de seleccionar la hipoteca, que es casi tan importante como elegir la vivienda en cuestión, por lo tanto, hay varios factores que debes tener en cuenta. Existen dos tipos de hipotecas: de tipo fijo y de tipo variable.

No existe una opción mejor que otra, si no que depende de tu tolerancia al riesgo. Te explicamos: Una hipoteca de tipo variable (opción elegida por el 33 por ciento de los españoles durante el último año): está ligada a un índice de referencia (normalmente el euríbor). Por tanto, si ese índice sube, el tipo aumenta, mientras que, si baja, el interés se reduce. Una hipoteca de tipo fijo (opción elegida por el 67 por ciento de los españoles durante el último año) se mantiene constante durante todo el plazo y no depende de índices externos. Es mejor opción para los que no son amantes del riesgo. 

Publicidad

7. Infórmate de las ayudas existentes: si eres joven y compras tu primera vivienda, el gobierno concede ayudas de hasta 10.800 euros para la adquisición de un piso, siempre que su coste sea inferior a 100.000 euros y la ayuda no supere el límite del 20 por ciento del precio de adquisición. También las Comunidades Autónomas han destinado una partida económica que sirva de ayuda a los jóvenes para comprar su primera vivienda. En las oficinas autonómicas de cada localidad se recopila la información necesaria y los requisitos. 

Dicho todo lo anterior, no tengas ninguna duda de que el proceso de compra de una vivienda es uno de los momentos más enriquecedores y, que, sin duda, pasará a formar parte de los mejores recuerdos de tu vida… aunque, seguro, que los mejores son en tu nueva vivienda acompañado de tus amigos y familia

En portada
Publicidad
Noticias de