El IBEX 35 y las bolsas globales en noviembre. Próxima amenaza: estanflación

Noviembre es el mes más alcista de la bolsa, según las estadísticas de los últimos 70 años: el IBEX 35 suele replicar al S&P 500. Algunas casas de análisis ven el inicio de la estanflación

Noviembre, estacionalmente, es el mes más alcista de la bolsa. Esta tendencia siempre se mide con el mayor índice del mundo, el S&P 500, ya que el resto de los mercados, y el IBEX 35 no rompe la regla, replican su comportamiento. Dicha propagación está estudiada largamente durante décadas. 

A nivel global, noviembre tiene un promedio de avance del 1,70 por ciento. Siete de cada diez noviembres de los últimos 70 años cerraron en positivo. Sólo diciembre acumula más cierres con ganancias que noviembre. El último mes del año es también el de mayor rentabilidad media de las últimas siete décadas.

Publicidad

El impulso alcista de este noviembre encontraría vitaminas en el fin del periodo de “black out”. Buena parte de las empresas que presentaron resultados pueden activar los planes de recompra de acciones. Algunas de ellas empezaron el 1 de noviembre. Existe también en proyección un incremento de los volúmenes de capital de manera importante que entrarán en las bolsas mundiales.

Black friday y el "11 del 11" como trampolines

Días como el black friday echan sus ingredientes al cóctel. El periodo de ventas, con mayor facturación para las empresas y distribuidoras, significa un buen revulviso para sus operaciones antes de cerrar ejercicios. Habitualmente, los resultados de este día de descuentos previo a la Navidad suelen gustar a los inversores.

Otra fecha clave es el 11 de noviembre (el 11 del 11). Originario en China, sirve de activación del consumo en buena parte de Asia, donde el black friday no goza de tanto tirón. Con todo, la probabilidad hace que noviembre se comporte al alza; pero este año los malos datos macro que se conocen podrían suponer un riesgo.

Publicidad
Publicidad

Por ahora, el mercado se desarrolla al margen de PIB o inflación. El problema está enraizado en que los síntomas de que la recuperación está frenando no sólo se detectan en España. También en el resto de la zona del euro, en el conjunto de Europa, en los Estados Unidos y en China.

Y a la bolsa no le gusta que no haya crecimiento económico. Por ahora, seguimos dopados gracias a los bancos centrales. 

El narcótico de los bancos centrales se acaba

IBEX 35 (IB)IBEX 35 (IB)

-16,30-0,19 %
8.418,50

Pero la inflación puede acabar con este narcótico. Por ejemplo, el índice de precios de producción industrial en España subía el 23 por ciento. Las empresas no podrán compensar con sus márgenes estas desviaciones y trasladarán al cliente todo o una parte del coste extra.

La energía ya es devastadora para los negocios. La reunión de este martes del banco central estadounidense, la Fed, es importante para otear cuándo se retirarán los estímulos. Según cómo acabe el cónclave, el discurso de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, sobre la “temporalidad de la inflación” quedaría en entredicho. 

Publicidad

La combinación de menor crecimiento, alta inflación y retirada de estímulos acabaría repercutiendo en las próximas cotizaciones, a medio plazo.

Estanflación: el peor escenario

Sobre la mesa de distintas casas de análisis ya está la palabra “estanflación”. Es un escenario de escaso crecimiento, pero de alta inflación. Este sería el peor escenario con el que deberían lidiar los mercados. Por peor escenario no necesariamente se debe entender que haya correcciones bruscas. La estanflación podría estancar las bolsas.

En los años sesenta la inflación era de dos dígitos y el crecimiento muy tibio dada la crisis del petróleo. Desde entonces, el mercado estuvo 20 años –desde 1964 hasta 1984— en lateral. Es decir, sin marcar nuevos máximos ni superar niveles. La situación actual recuerda a los inicios de aquella época y obligaría a los inversores a ponerse a la defensiva.

Publicidad

Particularmente si la inflación persiste y los bancos centrales optan por subir los tipos para contenerla. 

Por ahora, noviembre arrancó con las bolsas en máximos semanales pero con la vista puesta en el interlineado de los comunicados de la Fed a partir del martes.

El IBEX 35 consolidó los 9.100 puntos tras aproximarse el lunes a los 9.200, en una sesión de máximos históricos en toda Europa gracias al récord de dos años de los bancos.

Sobre el papel, el índice español tendría vía libre para abordar los máximos de 9.300 puntos.

Los inversores en oro también esperan las conclusiones del banco central estadounidense; así como el dólar, que continúa fuerte frente a sus pares.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de