Un mausoleo andaluz

Andalucía era un microclima social. En él, nada se ajustaba a reglas políticas. Sí, a las lógicas caritativas en las cuales se veía presa una ciudadanía sin más ingreso que el de las subvenciones. Nadie que viva de la benevolencia ignora lo que eso impone: la limosna es un don arbitrario. Y un cambio en quien administra los fondos dispara el riesgo de perder las mercedes. Cambiar de señorito se antojaba, así, un peligro. No hay lógicas políticas, allá donde el fin de mes se sabe incierto.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.