Un hombre hiere a siete personas con un hacha en un tren de Düsseldorf

La pesadilla comenzó a las 20:51 horas en un tren urbano, uno de los denominados S-Bahn, en el último trayecto de la línea 28 hasta la estación central de Düsseldorf. Un hombre, ya detenido e identificado como un varón de 36 años, originario de la antigua Yugoslavia y con problemas psíquicos, sacó un hacha de una mochila y se lanzó contra varios pasajeros de forma indiscriminada, en medio de gritos y empujones del resto del pasaje, que trataba de evitar el filo corriendo de un lado al otro del vagón. Los testigos han relatado que, apenas se abrieron las puertas en el andén número 13, el atacante abandonó el tren a la carrera dejando tras de sí cuatro heridos y sin haber dicho una sola palabra.

Los agentes de policía que patrullaban la estación no tardaron en percatarse del griterío en uno de los andenes y acudieron al tren, hallando a los heridos y dando la voz de alarma al resto de la estación. En su huida, el atacante hirió a otras personas, de forma que el número total de víctimas fue de siete, una de ellas en estado grave y el resto con heridas leves de hacha.

«Los heridos estaban tendidos en el suelo del andén y había un rastro de sangre. La gente gritaba, había un gran caos y personas en estado de pánico que lloraban y que estaban bloqueadas», relataba una joven que estaba esperando en el andén cuando presenció la llegada del tren. Mientras las primeras ambulancias atendían las heridas de hacha, fuerzas especiales de la policía acordonaron el andén y el tráfico ferroviario fue interrumpido. La estación central de Düsseldorf fue evacuada mientras en sus inmediaciones continuaba la persecución en la que el atacante, antes de ser detenido, llegó a arrojarse por un puente, resultando también gravemente herido. La policía le dio alcance en la calle Eller, esquina con la calle Vulkan y fue trasladado a un hospital para ser atendido y para proceder allí a confirmar su identidad. A primera hora de hoy será sometido al primer interrogatorio.

La policía informó que todavía no había forma de determinar si se trataba de un acto terrorista. Un portavoz se refirió a los hechos como «un no aclarado acto de violencia» y pidió no adelantar conclusiones, pero lo sucedido recuerda inevitablemente al atentado registrado en julio pasado, cuando un refugiado de 17 años de edad atacó también con un hacha a los pasajeros de un tren de cercanías en las inmediaciones de Würzburg. En aquel caso se trataba de un seguidor de Daesh que había difundido en internet su juramento de fidelidad al grupo terrorista.

En un primer momento de confusión, otro hombre más fue detenido, pero fue puesto en libertad poco más tarde tras confirmarse que se trataba de un solo atacante. El alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Thomas Geisel, se trasladó al lugar de los hechos para recibir información de primera mano sobre lo ocurrido y avanzó que a lo largo del día de hoy tendría lugar una rueda de prensa con todos los detalles.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.