Tras la disolución del Congreso 121 diputados seguirán cobrando y el resto puede pedir una «indemnización»

La disolución de las Cortes Generales, que se producirá mañana martes con la publicación del decreto de convocatoria de elecciones generales, implica que a partir de esa fecha sólo seguirán siendo diputados 121 miembros del Congreso, que mantendrán su sueldo, mientras que los otros 229 restantes tendrán opción de pedir una especie de indemnización por despido equivalente a casi dos meses de sueldo, que es incompatible con otros ingresos.

Conforme a la legislación, disuelto el Congreso sólo permanecerá activa su Diputación Permanente, que es el órgano que tomará el testigo del Pleno hasta la celebración de las elecciones generales y la constitución de la nueva Cámara.

Por tanto, desde mañana y hasta la constitución del nuevo Parlamento, sólo seguirán siendo diputados 60 miembros titulares, los otros tantos suplentes y el presidente de la Cámara, que lo es a su vez de la Diputación Permanente. En total, 121 diputados que seguirán cobrando su sueldo y mantendrán el fuero y demás prerrogativas ligadas al ejercicio del cargo de parlamentario, informa Ep.

En esta XI Legislatura, el reparto de la Diputación Permanente es el siguiente: 21 del PP, 14 del PSOE (15 con el presidente), 11 de Podemos, siete de Ciudadanos, dos de Esquerra Republicana (ERC), otros dos de Democràcia i Llibertat (DL), uno del PNV y dos del Grupo Mixto, con sus respectivos suplentes.

En la sesión constitutiva, que tuvo lugar el pasado 20 de abril (a los tres meses de que el Congreso echara a andar), fueron elegidos el resto de miembros de la Mesa de la Diputación, que es una versión reducida de la que está al frente de la Cámara a lo largo de la legislatura y que está formada por dos vicepresidentes y dos secretarios.

Diputación Permanente

Como es habitual, los partidos han designado a sus líderes, miembros de sus direcciones nacionales y parlamentarias para formar parte de la Diputación Permanente. Así, entre los representantes del PP hay once miembros del Gobierno con escaño en el Congreso, encabezados por el presidente Mariano Rajoy, y también están los integrantes la cúpula del partido que son la vez diputados.

El PSOE, por su parte, ha incluido a su secretario general, Pedro Sánchez, así como a miembros de su Ejecutiva Federal y de la dirección del grupo parlamentario. Y también han hecho lo propio Ciudadanos, con Albert Rivera a la cabeza, y Podemos y sus confluencias. Así, además de Pablo Iglesias, tienen hueco en la Diputación Permanente como titulares los portavoces de En Comú, Xavier Domènech, y de los diputados valencianos del partido morado, Angela Ballester. Sin embargo en representación de En Marea ha entrado Yolanda Díaz, con lo que ha quedado fuera la actual portavoz de la confluencia gallega y miembro de Anova, Alexandra Fernández.

Veinte días por año trabajado

En cuanto a los 229 diputados restantes, el Congreso les ofrece la posibilidad de pedir una indemnización de transición, vayan o no a volver como diputados. Se trata del equivalente a casi dos de sus mensualidades (54 días de sueldo, que son los que restan hasta la jornada electoral), que se abonan en un pago único y están sujetas a tributación.

Además, la Cámara tiene establecido que esta especie de «indemnización por despido» es incompatible con la percepción de otros ingresos, sean públicos o privados, por lo que el diputado cesante tiene un plazo de 15 días para elegir qué cobra. Con motivo de la anterior disolución cobraron esta indemnización 222 diputados de los 247 que se quedaron sin escaño con la convocatoria de las elecciones, es decir, el 90%.

Existe también la denominada «indemnización por cese», que equivale a una mensualidad de la asignación constitucional por cada año con escaño en el Congreso o fracción superior a seis meses y hasta un límite máximo de 24 mensualidades. Tras las elecciones del 20 de diciembre la solicitaron un total de 53 exdiputados de los que, a fecha de 30 de abril, todavía la percibían 28.

De momento se quedan con la tablet

La Mesa del Congreso también decidió esta semana que se permitirá a los 350 diputados mantener su «kit tecnológico», que incluye móvil de última generación y tableta, hasta que se constituyan las nuevas Cortes y se confirme quién seguirá de escaño la próxima legislatura y quién abandona definitivamente la Cámara. Y los que no revaliden su escaño el 26 de junio deberán devolver los aparatos o pagarlos casi a precio de mercado, pues se entiende que, con apenas cuatro meses de uso, están nuevos.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.