«Tengo que ir a sondar a mi hijo al colegio todos los días»

Karim Martínez es un alumno del colegio Emilio Prados que no tiene la ayuda que precisa. Su patología es espina bífida pero desde hace unos meses requiere sondaje vesical (consiste en la introducción aséptica de una sonda desde el meato uretral hasta la vejiga urinaria) y como no se lo hacen en el centro tiene que ir su madre, Imane El Yessfi, cada mañana a las 11, a practicarle esta técnica que ha aprendido en su ambulatorio para suplir la carencia de personal.

Dice su padre, Pedro Martínez Muñoz, que el Colegio de Enfermería les ha informado por escrito que eso lo tiene que hacer un profesional cualificado, que no es tarea de cualquiera.

«Precisamos de un enfermero que venga al colegio a sondarlo pero el problema es que todas las administraciones nos dicen que hay falta de medios», afirma.

De modo que la madre que lleva la casa y tiene dos hijos más de 11 y 6 años se traslada al centro «porque como no trabaja puede ir y, si trabaja, resulta que no puede atender a Karim». «Así que es la pescadilla que se muerde la cola», apostilla. Y todo ello con la «amenaza que nos han hecho de retirarnos la ayuda de 300 euros, que es la única que recibimos, si llegamos a conseguir los medios adecuados para que lo sonden».

«Ese dinero ?sigue? lo gasta mi hijo en desplazamientos y en pañales, nada más, y se supone que de ahí tengo que contratar a un enfermero».

Otro de los reveses que ha sufrido esta familia y que la tiene indignada es la solución que la Administración les da. «Nos proponen que cambiemos a Karim a un centro especial. O sea, que en lugar de fomentar la integración lo que hacen es lo contrario, marginar a este tipo de críos, cuando los especialistas están todos de acuerdo en que la integración favorece su desarrollo».

La queja de esta madre está valada por la Asociación de Monitores de Educación Especial que tiene como portavoz a Patricia Cuadrado Macías la cual destaca una de las peticiones fundamentales de este colectivo: que el «período de contratación sea de 12 meses y no de 9, como sucede ahora, y que se recupere la jornada completa para poder dar la atención integral que el alumnado se merece».

Respecto a la falta de medios en el Emilio Prados, en la delegación provincial de Educación afirman que «existe un monitor que, con autorización expresa de la madre de Karim, está recibiendo formación en el centro de Salud y con el médico del Equipo de Orientación Educativa para poder atender la demanda de este alumno dentro de sus cometidos asistenciales».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.