Susana Díaz paga en el Parlamento su derrota en las primarias

Estaba preparada para un ataque frontal y se encontró con un enfrentamiento a medias. Porque no todos los grupos de la oposición en el Parlamento andaluz siguieron la misma estrategia en la vuelta de Susana Díaz a la Cámara en la sesión de control al Gobierno después de su derrota en las primarias socialistas.

La presidenta andaluza se ha mudado de piel y está empeñada en que sea visible lo más rápidamente posible. Esa política de raza, que gritaba en los mítines de campaña con pasión, y que estaba centrada en presentar un proyecto completamente distinto a Pedro Sánchez para el PSOE ya no existe. Ahora habla en un tono moderado, pausado, critica a quienes elevan la voz en el salón de plenos y dice sólo preocuparse por las cuestiones institucionales y de gestión de la Junta.

Pero los grupos de la oposición no iban a dejar pasar la oportunidad de ponerla en un brete en el momento de su mayor debilidad política. El portavoz del PP andaluz, Juanma Moreno, se empeñó en poner de manifiesto que mientras ella ha estado dedicada a otros asuntos ?las cuestiones internas de su partido? «ha desaprovechado la recuperación económica» porque Andalucía sigue ampliando la brecha social y económica respecto a otras comunidades como Galicia, Castilla-León o Murcia que hace 30 años tenían indicadores económicos similares a los andaluces y ahora están muy por encima.

«Tiene una capacidad sobrehumana para perder más dinero que todas las demás comunidades autónomas en Empleo. Ha devuelto 253 millones de los 364 que había recibido para políticas de empleo, nada menos que el 70% de los fondos que recibe, más que el resto de las 16 comunidades autónomas restantes».

Juanma Moreno le dijo que había vuelto «a rastras», obligada por las circunstancias. Pero Susana Díaz estaba preparada, «estoy aquí en Andalucía porque creo en mi tierra y defiendo al PSOE porque cuando al PSOE le va bien, a Andalucía también le va bien», fue su respuesta. «Sólo faltaba que nos dijese que ha perdido porque ha querido», ironizó Juanma Moreno.

El portavoz de IU, Antonio Maíllo, le recomendó aprender de la derrota mientras que su socio Juan Marín, de Ciudadanos, se mostró sorprendido por la rapidez con la que la presidenta ha atendido a sus demandas. «Me ha respondido incluso antes de que le haya preguntado en esta Cámara», dijo en referencia a la reunión que ambos tuvieron el miércoles en San Telmo para impulsar la acción del Gobierno andaluz.

La estrategia de Podemos tuvo más carga de profundidad. Aunque no evitó una referencia a su situación, «no vamos a hacer leña del árbol caído», Teresa Rodríguez optó por presentar un discurso ecologista y arrogarse la defensa de las políticas «verdes», una de las banderas, por cierto de Pedro Sánchez, el nuevo líder de los socialistas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.