Solari, libertad para sentar a quien quiera

El Real Madrid conquistó tres Champions consecutivas cuando Zidane actuó sin mirar nombres y alineó a los futbolistas necesarios para volver a ganar. El equipo blanco se encuentra hoy en una situación similar. La irregularidad, una enfermedad que también soporta el Barcelona, le ha impedido ganarse el respeto en la Liga, un respeto que sí mantiene en la Champions. El tropiezo de Moscú fue el ejemplo de la realidad de un conjunto que estaba mal preparado físicamente y que intenta alcanzar un estado de forma aceptable para volver a mostrar el potencial que posee. El caso Isco es el ejemplo de la libertad de acción que tiene Solari para sentar a jugadores consagrados que no rinden a su nivel.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.