Sánchez pone al imputado Besteiro de ejemplo ante la corrupción del PP

Pese a las más de diez imputaciones que pesan sobre él por su presunta implicación en el caso Garañón y en la operación Pulpo, Pedro Sánchez quiso citar ayer como uno de los «grandes dirigentes» históricos del socialismo gallego al ex secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, que en marzo de 2016 ?y tras recibir el apoyo explícito del propio Sánchez? se vio obligado a dimitir por su implicación en sendos casos de corrupción. Un elogio que contrasta con el férreo discurso contra la corrupción que el aspirante a la secretaría general del PSOE quiso proyectar durante los cuatro multitudinarios actos que celebró ayer en Galicia en plena recogida de avales al proceso de primarias.

Ante las más de 450 personas que se congregaron ayer en la Plaza do Teucro de Pontevedra, el aspirante socialista cargó duramente contra el PP por la implicación de cargos del partido en la Operación Lezo y aseguró que estos hechos avalan su decisión de votar en contra de la investidura de Rajoy. «¡Manda carallo con la abstención del PSOE!», exclamó el candidato a las primarias del PSOE ante los últimos acontecimientos. En este sentido, Sánchez volvió a enarbolar la bandera del «no es no» y lanzó una puya a la actual gestora que dirige el partido en Ferraz, a la que le afeó el no haber pedido la comparecencia de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados tras los últimos acontecimientos. «No me gusta que el PSOE aún no haya pedido la comparecencia de Rajoy», denunció Sánchez ante militantes y simpatizantes entregados a su candidatura. Tras prometer que hará de la lucha contra la corrupción uno de los ejes principales de los socialistas si se hace con el timón de la formación, Pedro Sánchez aseguró que existe entre la militancia una «demanda de regeneración democrática» a la que, aseguró, él espera dar respuesta.

Demostración de fuerza

El aspirante a la secretaría general del PSOE realizó ayer una nueva demostración de fuerza en la Comunidad apenas 24 horas del desembarco de Susana Díaz en territorio gallego. El candidato socialista abarrotó los cuatro actos celebrados ayer en Santiago, Pontevedra y en las sedes locales del partido en Vilagarcía de Arousa y Cuntis, concellos ambos gobernados por el PSdeG. «La sede está como en las grandes ocasiones», celebró el regidor de Vilagarcía al ver el local del partido repleto de militantes y simpatizantes socialistas.

Poco le importó a Pedro Sánchez estar en una provincia aparentemente hostil para él por el apoyo manifiesto que le han brindado a la andaluza tanto el alcalde de Vigo, Abel Caballero, como la presidenta de la Diputación Carmela Silva. Sánchez se rodeó, entre otros, del sobrino del regidor olívico, Gonzalo Caballero, de la diputada en el Parlamento gallego, Patricia Vilán o del secretario local de los socialistas en Pontevedra, Agustín Fernández. Tras su visita a Pontevedra y La Coruña, hoy el socialista acude a la provincia de Lugo, donde mantendrá un encuentro con militantes en Monforte. Posteriormente, cerrará esta nueva visita a territorio gallego asistiendo a una comida con miembros del partido en Viveiro.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.