Sánchez e Iglesias se citan el día 30 para «abrir el diálogo»

Los secretarios generales del PSOE, Pedro Sánchez, y de Podemos, Pablo Iglesias, se han emplazado a una reunión el próximo miércoles 30 de marzo para «abrir el diálogo entre el PSOE y Podemos».

Así lo han acordado, según fuentes de ambas formaciones, tras una conversación telefónica de media hora que han mantenido este mediodía. Fue el líder socialista a quien telefoneó a Iglesias tras ponerse de acuerdo a través de mensajes en la red Telegram.

El tono, según las citadas fuentes, ha sido «muy cordial y de plena voluntad de abrir un nuevo marco de diálogo». Han hablado de la necesidad de que haya un «gobierno alternativo» al de Mariano Rajoy y sus políticas y coinciden en la necesidad de «abrir un nuevo tiempo político».

Les preocupan a ambos líderes las «formas» de un gobierno en funciones que «no respeta al Parlamento». Han hablado de las reformas necesarias en España no sólo en materia constitucional sino también «fiscal y laboral y en materia de regeneración democrática».

Hay «muchos puntos en común», se insiste desde el entorno de los líderes de PSOE y Podemos. Según ha transmitido Pedro Sánchez a Pablo Iglesias, muchos de esos puntos en común «están incluidos» ya en el acuerdo con Ciudadanos.

Un acuerdo que para el PSOE «está vigente y abierto a otros partidos». Por su parte, Iglesias rechaza esta tesis y le ha señalado que «la mejor inspiración» para el futuro de España es el gobierno de la comunidad valenciana entre el PSPV y Compromís.

En cualquier caso, señalan ambas fuentes, estas discrepancias «en ningún caso impiden el diálogo» ni la firme voluntad de evitar nuevas elecciones y «conseguir un gobierno de cambio y estable».

Ambos insisten en que resulta «urgente» formar Gobierno y poner fin al gobierno de Rajoy, para lo cual es necesario articular «acuerdos amplios». Por eso se han citado para un primer encuentro entre los dos en esta nueva etapa el próximo miércoles día 30.

También han conversado sobre la situación internacional y sobre la crisis humanitaria de los refugiados. Comparten que la defensa de los derechos humanos debe «trazar» las líneas de la política europea al respecto.

Y ven con «preocupación» la amenaza del terrorismo yihadista, frente al cual hay que defender la unidad de las fuerzas políticas «por encima de cualquier otra diferencia».

La decisión de hablar por teléfono se adoptó ayer tras constatar «la imposibilidad de cuadrar las agendas respectivas» para una reunión que estaba prevista desde la semana pasada.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.