Ribó, 500 días como alcalde con 700 personas en la cola para tener comida

Valencia, 25 de octubre de 2016. Se cumplen quinientos días exactos desde que Joan Ribó alcanzara la Alcaldía de Valencia. El dirigente de Compromís había hecho suyo el lema de «rescatar personas» enarbolado por su formación durante la campaña electoral. Medio millar de días después, las inmediaciones de la calle Quart de la capital del Turia albergaron un reparto del Banco de Alimentos de Valencia que congregó a cerca de setecientas personas sin recursos, de acuerdo con los promotores de la iniciativa.

A pesar de haberse quedado sin la subvención del Ayuntamiento, el Banco de Alimentos mantiene su labor ante el «incesante aumento de la demanda de familias necesitadas». De hecho, el perfil de las personas que este martes guardaban cola para recoger productos básicos como arroz o yogures es el de personas de todas las edades, la mayoría españolas, que en muchos casos acuden con sus hijos al reparto.

Imagen del reparto de víveres de este martes
Imagen del reparto de víveres de este martes- ROBER SOLSONA

El nuevo planteamiento del equipo de gobierno municipal para atender a las familias necesitadas pasa, según las palabras de Ribó, porque «en cada uno de los doce centros de servicios sociales con los que cuenta el Ayuntamiento en la ciudad, repartiremos tarjetas para que cada persona pueda acudir a un supermercado a comprar lo que quiera. El Banco de Alimentos [que perdió la subvención del Ayuntamiento] no respetaba eso y, además, la mayor parte de la subvención iba a pagar nóminas».

Sin embargo, la cola de este martes en la calle Quart, a apenas unos metros del lugar en el que PSPV, Compromís y Podemos sellaron el llamado Acuerdo del Botánico que permitió a la izquierda formar gobierno en la Generalitat, revela que algo está fallando y que esas ayudas «personalizadas» no han evitado la imagen que Ribó pretendía desterrar de la ciudad de Valencia.

Al respecto, el Ayuntamiento defiende que el presupuesto para ayudas de emergencia ha aumentado este año un 41,6 por ciento, hasta los 5,21 millones de euros. En pleno mes de junio, los necesitados siguen recurriendo al Banco de Alimentos.

El gobierno de Ribó recalca que «será la propia Administración, a través de los centros de Servicios Sociales, la encargada de atenderlos y realizar una intervención social que dignifique su atención sin hacer colas en el Banco de Alimentos».

Imagen del reparto de víveres de este martes
Imagen del reparto de víveres de este martes- ROBER SOLSONA

Pese a estos propósitos, setecientas personas aguardaban su turno este martes en la calle para recibir alimentos de una entidad que ha perdido la subvención municipal.

Siempre según el Consistorio, «se pretende que los ciudadanos sean los agentes de su propio cambio sin que sean esclavos de una ayuda paternalista».

Pese a ello, el Banco de Alimentos de Valencia mantiene su actividad pese a que el Ayuntamiento de la capital del Turia optó por no renovar la subvención y acordó la retirada del local público que empleaba la entidad benéfica.

Así, el centro de almacenamiento y distribución (CAD) del Banco de Alimentos de Valencia, repartirá entre el 10 de octubre al 7 de noviembre víveres procedentes del Programa 2016 del Fondo Europeo de Ayuda al Desfavorecido (FEAD). En concreto, cerca de 660.000 kilos de productos básicos destinados a más de 23.000 personas sin recursos económicos.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.