Rajoy defiende el derecho de veto de España contra Gibraltar

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha celebrado que «nadie haya discutido» en la Unión Europea que la cuestión de Gibraltar quede fuera de las negociaciones sobre el Brexit y que cualquier acuerdo posterior sobre el Peñón, requerirá el visto bueno de España, una posición «muy razonable».

«Mi posición es la del sentido común», ha defendido el presidente del Gobierno en rueda de prensa al término de la cumbre a 27 en la que los líderes europeos han aprobado las directrices para negociar las condiciones de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Rajoy ha considerado «reconfortante» que «nadie haya discutido ni una sola línea de lo que se dice en los apartados 4 y 24» del texto de las directrices que les presentó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk y que a España le «ha parecido estupendamente». «Se dice lisa y llanamente una obviedad», ha dicho. «Discutir de obviedades tiene bastante poco sentido», ha remachado.

Las directrices, ha explicado Rajoy, dejan claro que «Gibraltar se va cuando se vaya el Reino Unido de la Unión Europea, igual que se va Escocia, igual que se va Gales, igual que se va Irlanda del Norte, todos se van de la Unión Europea».

«Y a partir de ahí, cualquier acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido que se refiera a Gibraltar necesitará el acuerdo previo entre el Reino Unido y España», ha aclarado Rajoy, en referencia al punto 24 de las directrices.

«Una vez que Reino Unido abandone la Unión, ningún acuerdo entre la UE y el Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin el acuerdo entre el Reino de España y el Reino Unido», recoge el texto de las directrices aprobado, cuyo punto 4 deja claro que «los Tratados cesarán de aplicarse a Reino Unido, a aquellos territorios de ultramar y territorios actualmente asociados a la Unión y a los territorios de cuyas relaciones exteriores el Reino Unido es responsable» cuando abandone el bloque.

«España lo único que tiene es, como siempre, una posición constructiva», ha dicho, rechazando que ello implique «líneas rojas» sobre Gibraltar, insistiendo en que la necesidad de un acuerdo «previo» entre Reino Unido y España es «muy razonable», «no necesita mayores explicaciones» y «no ha habido ningún contacto con el Reino Unido».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.