Preguntas que quedan tras el paso del huracán Harvey por Estados Unidos

Harvey es el huracán más fuerte que ha golpeado Estados Unidos desde el huracán Wilma en 2005. Tocó tierra en[…]

Harvey es el huracán más fuerte que ha golpeado Estados Unidos desde el huracán Wilma en 2005. Tocó tierra en Texas el pasado viernes 25 de agosto como un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson antes de debilitarse a tormenta tropical. Los vientos sostenidos fueron de cerca de 215 kilómetros por hora con ráfagas más fuertes.

¿Qué lo hizo distinto?

La lluvia. Una vez que la tormenta llegó a tierra, se quedó prácticamente estancada, convirtiendo las carreteras de Houston y otros lugares en verdaderos ríos crecidos y furiosos.

¿Por qué se quedó estancado?

Los huracanes son estructuras circulares que giran en dirección contraria a las agujas del reloj. Su recorrido viene dictado por patrones de viento en capas altas de la atmósfera. Harvey se encontró con dos sistemas de altas presiones enfrentados, cada uno empujándole en direcciones opuestas con fuerzas equivalentes, lo que provocó que se quedara estacionario.

¿Qué hizo al huracán aumentar en intensidad?

El agua caliente es el combustible de las tormentas tropicales. Los mares más cálidos se evaporan más rápidamente. El aire más caliente tiene más vapor de agua. Así, a medida que las temperaturas aumentan en todo el mundo, los cielos almacenan más humedad y la vacían más intensamente.

Publicidad

¿A qué temperatura está el Golfo de México?

Las temperaturas de este mes en la zona han estado muy por encima del promedio, según los mapas de la Agencia oceánica y atmosférica de Estados Unidos (NOAA). «Las aguas del golfo de México están alrededor de 1,5ºC más calientes que entre 1980 y 2010», dice Brian Hoskins, del Instituto Grantham para el Cambio Climático.

Pero, los huracanes no son un fenómeno nuevo...

Correcto. Nadie dice que el cambio climático causó la tormenta, pero sí que es probable que la haya hecho mucho peor. «Este es el tipo de fenómenos, hablando de precipitaciones extremas, que esperamos ver más frecuentemente en un clima más caliente», dice Friederike Otto, de la Universidad de Oxford. Aunque ningún evento meteorológico puede ser atribuido al calentamiento antropogénico, ninguno de ellos escapa a su influencia.

Más información

Publicidad
En portada

Noticias de