Pagar la renta del alquiler ya conlleva destinar más de la mitad del sueldo medio

Los precios del alquiler de una vivienda continúan subiendo sin dar señales de tocar fondo. La renta media del arrendamiento se situó en 859 euros mensuales, lo que supone un ascenso del 2,26% respecto a agosto y un repunte interanual del 16,08%, según datos del informe trimestral de precios de alquiler de pisos.com publicado esta semana. Los altos precios de este servicio complican el acceso a la vivienda ya que el precio medio se «come» más del 52% del salario medio español, situado en 1.639 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) recogidos por Adecco. «La demanda que en la época del boom se dirigía principalmente a la compra ahora se ha encauzado fundamentalmente hacia el alquiler. A esta mayor demanda 'convencional' de larga estancia -alquilar para vivir- se ha sumado el creciente mercado de alquiler de corta estancia o turístico en zonas concretas de grandes ciudades y enclaves de costa», asegura Pedro Soria, director comercial de Tinsa Sociedad de tasación.

Los datos confirman que el fenómeno de los arrendamientos caros se da sobre todo en las grandes ciudades. Por capitales de provincia, Madrid fue la más cara con una renta media de 1.758 euros al mes. Le siguieron Barcelona (1.749 euros) y San Sebastián (1.513 euros). Por su parte, Teruel fue la más barata, con 385 euros de renta media mensual. Otras capitales económicas fueron Ciudad Real (402 euros) y Cáceres (413 euros).

Este callejón sin salida en el que se encuentran, sobre todo, los jóvenes se hace especialmente notable en la ciudad de Madrid, donde la población de 25 a 35 años se encuentra «en una especie de limbo» porque «los salarios de entrada al mercado laboral son más bajos que antes de la crisis y los precios altos del alquiler y de la compra son inviables para ellos». Así interpreta esta situación el director territorial centro de Neinor Homes, Ignacio Llona. Además, el precio de las casas se ve empujado al alza en la capital de España por la escasez de suelo. «La máquina del suelo se paró hace años y no hay terrenos disponibles para atender a la demanda de compra. En Madrid hay pocas bolsas de suelo, una familia de clase media en Madrid solo puede comprar vivienda a precios razonables en barrios de nueva construcción como es El Cañaveral. Fuera de eso no hay nada», indica Llona.

En algunos casos, las altas mensualidades que se reclaman por arrendar una vivienda están propiciando una subida de la compraventa. «Sí parece que el encarecimiento del alquiler está provocando que se equipare el coste de las rentas con el de una cuota hipotecaria y haya quien intente comprar en la medida de sus posibilidades. Pero este trasvase solo puede producirse en perfiles solventes, que cuenten con ahorro previo y tengan, por tanto, la posibilidad de obtener un crédito hipotecario», aclara Soria.

Aumento de los desahucios

El desajuste entre los ingresos salariales y las rentas que pagan los inquilinos ha propiciado un aumento de los desahucios por impago en los inmuebles arrendados. En el segundo trimestre del año, el CGPJ contabilizó 10.491 lanzamientos por impago de alquiler, un 61,2% del total de lanzamientos del trimestre. En un comunicado, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), ha exigido al Gobierno la adopción de medidas concretas que «pinchen la burbuja del alquiler», como que las socimis paguen impuesto de sociedades, y que los grandes tenedores de vivienda, «fondos buitre, socimis, banca y grandes inmobiliarias sean penalizados fiscalmente por cada casa que mantienen injustificadamente desocupada, hinchando especulativamente la burbuja del alquiler y los precios de compra». «Por desgracia, los hechos no se cansan de darnos la razón en cuanto a la situación de emergencia habitacional que sufre este país», señaló al respecto la portavoz de la PAH, Lucía Delgado.

Pese al crecimiento imparable de los precios, el director comercial de Tinsa evita hablar de burbuja inmobiliaria en el sector del arrendamiento. «Más que burbuja estamos viviendo una situación de escasez de oferta, en la que los precios están subiendo a niveles que ya están chocando con la capacidad de acceso de la demanda media. La forma de atajar este problema es aumentar la oferta y lograr incentivar a los propietarios para que pongan en el mercado viviendas que están actualmente vacías. Y no solo hablamos de viviendas en poder de entidades financieras o de Sareb; el grueso del mercado está en manos de particulares».

Los otros expertos consultados tampoco creen correcto hablar de «burbuja» porque «no es un activo que se financie como pasa con la compraventa, con la que sí se puede especular», aclara el director de estudios de pisos.com, Ferran Font. No obstante, sí cree que las autoridades deberían intervenir para «suavizar la presión que vive el mercado del alquiler» mediante la creación de «bolsas de vivienda social y generando suelo finalista para que puedan construirse nuevos desarrollo residencial o tomando medidas que impulsen la salida al mercado de las viviendas vacías».

«La experiencia nos demuestra que cuando la Administración emprende intervenciones de carácter coercitivo raramente dan buen resultado. La contención, incluso bajada, de los precios del alquiler debe pasr por un aumento del parque de viviendas en arrendamiento. Es necesario considerar que una parte importante de viviendas desocupadas lo están a causa de la inseguridad jurídica que suscita entre los propietarios la legislación vigente y que una mejora de las garantías probablemente movilizaría hacia el mercado del alquiler una cantidad importante de esas viviendas vacías», indica César Hernández, director de Análisis de Mercados de Sociedad de Tasación director de Análisis de Mercados de Sociedad de Tasación.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.