Murgui publica sus bienes de 2016, pero sigue ocultando los de 2015

El alcalde en funciones de la capital, Nacho Murgui, sigue sin dar explicaciones sobre su patrimonio económico de 2015. Se trata precisamente del momento en que dejó la presidencia de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) para convertirse en cargo público.

Tras la revelación por ABC, ayer, de que sus cuentas de ese ejercicio no aparecen en el Portal de Transparencia del Ayuntamiento de Madrid, como marca la lo prometido por el propio Gobierno local, tanto fuentes municipales como el propio edil se apresuraron en dar explicaciones incompletas e incluso falsas. Una portavoz del Consistorio indicó que las cuentas del concejal sí que son públicas, y tanto ella como el político de Ahora Madrid remitieron a una web que no es la que se creó para tales menesteres. Todo lo contrario: hace apenas unos días, en pleno mes de agosto, se colgaron en la página de datos abiertos (desconocida por el común de los ciudadanos) y sin dar publicidad alguna.

Todo lo contrario a lo que hicieron en diciembre pasado, cuando pusieron en marcha la web de Transparencia, a bombo y platillo, y comprometiéndose a que sería en ese sitio, y no en otro, donde aparecían las declaraciones de todos los ediles. Ayer, la portavoz con la que se comunicó ABC se ciñó a decir que lo importante es que los datos eran públicos, más allá de la web en la que fueran colgados. Y, también ayer, forzados por la polémica suscitada tras la noticia de este diario, se difundieron teletipos en los que el Consistorio sacaba pecho de haber sacado a la luz esos datos. Una semana después de haberlos colgados en la web «paralela» de datos.

Sin embargo, se produce una irregularidad mayor: ni Murgui ni su compañero de filas Guillermo Zapata (presidente de Villaverde y Fuencarral-El Pardo) aportan nada sobre sus depósitos bancarios de 2015; es decir, estamos igual que el año pasado: los madrileños desconocen con cuánto dinero llegaron a Cibeles, por lo que no tienen una referencia sobre su nivel de enriquecimiento este último año.

Incumplimiento de dos leyes

La Ley de Transparencia y la de Bases de Régimen Local obligan a la publicación anual de esta información. La primera compilación de datos se hizo el 10 de junio de 2015, tres días antes del cambio de Gobierno local. Los resultados se dieron a conocer a inicios de ese diciembre, momento en que saltó la polémica sobre Nacho Murgui y Guillermo Zapata.

El primero de ellos no aportaba nada acerca de sus cuentas bancarias. Sí que lo hacía de dos créditos que adeudaba a Bankia, de 2.985,94 y 2.582,63 euros. En la comisión de Transparencia, al ser interrogado sobre ese vacío por Percival Manglano (PP), su respuesta fue: «Eso ya se lo cuento yo en el bar, tomándonos un café».

Lo que finalmente hizo a finales de año fue poner un «tuit» en el que decía que tenía 19.193 euros en el banco y que se le había «olvidado» incluirlos en su declaración de bienes. Curioso resulta ese olvido cuando es el único bien que supuestamente posee: no posee coche, vivienda propia ni nada más.

El concejal popular explica a ABC: «Este proceso tiene la transparencia de un muro de hormigón: han ido a ocultar, más que a revelar en cuestiones tan relevantes como la declaración de bienes. Murgui debe decir por qué no ha actualizado sus datos de 2015». Considera Manglano que los dos aspectos fundamentales son que «el año pasado pasado se hizo en junio y este año en julio. Y se han publicado a principios de agosto».

Además, critica que «tendrían que haber colgado la información en el Portal de Transparencia, que es donde se comprometieron a hacerlo». «En cambio, los han metido en una web de datos abiertos, a la que es muy difícil llegar, nadie conoce y, encima, en una hoja de Excel y con un código para cada concejal. Todo es muy críptico».

Si fuese verdad que en junio de 2015 tenía 19.193 euros en una cuenta de Bankia, resulta llamativo que su saldo en julio de 2016 sea inferior (12.820,37); cuando su sueldo anual desde que hace 14 meses llegara a Cibeles es de la friolera de 94.758 euros anuales brutos, unos 7.900 al mes. Más aún, sus deudas anteriormente citadas con Bankia las ha reducido a solo la mitad.

Pese a tan evidentes irregularidades, Murgui arremetió ayer contra ABC. Tachó la información de «milonga o propaganda» en Twitter. Y afirmó que sus datos son públicos, pero que no están en Transparencia por problemas técnicos (los informáticos municipales están de vacaciones). Sobre cuáles eran sus bienes el año pasado, se limitó a decir: «Los declarados ahora y en 2015». ¿Tenía el mismo dinero entonces y ahora? El periodista le insistió: «En la web de datos no aparecen. Y la ley obliga a ello». La respuesta fue el silencio.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.