Mejorar la participación del accionista

Estamos en época de juntas y conocer a los accionistas, establecer mecanismos de diálogo e informar activamente es un demanda[…]

Estamos en época de juntas y conocer a los accionistas, establecer mecanismos de diálogo e informar activamente es un demanda general en este mundo de las sociedades cotizadas y más tras la reforma de la Ley de Sociedades de Capital 25/2011, que permite la introducción de nuevas herramientas electrónicas. Aumentar la participación es el objetivo.

No obstante, es un objetivo difícil de conseguir. Según un estudio realizado por Georgeson --líder mundial en la obtención de respuestas de los accionistasCuatrecasas y Goncalves Pereira --despacho de abogados reconocido--, en el periodo 2010-2012, el 68% de las sociedades del Ibex 35 disminuyó el nivel medio de participación de accionistas, mientras que el 26% lo incrementó.

Sin embargo, no en todos los sectores los accionistas mantienen una actitud de indiferencia. En este terreno es donde la banca está tomando la delantera y vuelve a ser pionera frente a otros sectores, aplicando todos los procedimientos electrónicos que la ley permite para informar del desarrollo de las juntas y poder emitir el voto a distancia.

El Banco Popular, por ejemplo, ha incrementado en tres años más de un 10% el nivel de participación de sus accionistas; el BBVA lo ha hecho casi en el 11% y Caixabank en más del 12%.

Una aplicación correcta de la reforma de la Ley de Sociedades de Capital es la responsable --en positivo-- de la mayor actividad de los accionistas en algunos sectores y en el de la banca en particular. Este movimiento, que ha venido a denominarse en el mundo anglosajón con el término "shareholdersspring" o lo que es lo mismo "la primavera de los accionistas", tiene en nuestro país un largo recorrido hasta dar la vuelta a los datos de participación recogidos en la encuesta citada.

Aunque el término, asociado a otras "primaveras", puede tener una consideración difícil de explicar, quedémonos con su aspecto más positivo: el necesario interés creciente de muchos pequeños y medianos ahorradores en la marcha de su patrimonio mobiliario, que además puede darse en su doble condición de accionista y cliente.

El diálogo y la relación sana entre empresas y accionistas no siempre es fácil y, en muchas ocasiones, queda desvirtuado por actuaciones difíciles de justificar. Hemos podido leer en algunos medios la reciente intervención en la Junta del BBVA de don Luis Pineda Salido, presidente de Ausbanc. Los términos debieron obligar a otros accionistas a reaccionar con afirmaciones como "quiero denunciar, sin anestesia, a los falsos accionistas...". Los medios de comunicación informan también de que su intervención fue tan larga y repetitiva que, tras ser advertido por la mesa, tuvieron que cortarle el micrófono. Fue dura la respuesta del presidente del BBVA, refiriéndose al señor Pineda: "No estamos dispuestos a dejarnos chantajear?

Así las cosas, cabe reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿Convertir las juntas en escenarios de actuaciones de difícil justificación terminará por arruinar "esta primavera de los accionistas"?

Publicidad
Publicidad
En portada

Noticias de