«Luz verde» al macroproyecto de la empresa Iberdrola en Portugal

El Gobierno socialista portugués ha levantado el bloqueo que pesaba sobre el macroproyecto hidroeléctrico adjudicado a Iberdrola, que finalmente se construirá en un plazo máximo de nueve años. Se trata de una inversión de 1.700 millones de euros para la construcción de tres centrales hidroeléctricas en la zona norte del país: Alto Támega, Daivoes y Gouvaes, que sumarán 1.158 MW (megavatios).

Los planes iniciales habían sido acordados por la empresa española con el Ejecutivo de José Sócrates, hoy pendiente de varios juicios por supuesta corrupción. Pero la dimensión presupuestaria y, sobre todo, las fuertes presiones ecologistas dejaron en el limbo la iniciativa, llamada a generar unos 15.000 empleos directos e indirectos en la región.

Además, la proximidad de la franja de actuación con Galicia facilitará el impulso a las interconexiones eléctricas entre Portugal y España. Según fuentes de Iberdrola, la operación supone «reforzar nuestros lazos y compromisos con Portugal, un país al que nos sentimos especialmente unidos y en el que queremos ser motor de desarrollo, ayudando a hacer frente a sus necesidades energéticas y, de esta manera, colaborando en su desarrollo económico y social».

Las mismas fuentes añaden que «es una muestra más de nuestra apuesta histórica por las energías limpias, así como una importante aportación al mercado ibérico de electricidad. Para su puesta en marcha, vamos a poner a disposición de este proyecto toda nuestra experiencia centenaria en la construcción de grandes centrales hidráulicas».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.