Los que tienen y los que no

"Creo que la primera virtud es controlar la lengua, el que sabe callar se acerca más a los dioses, a[…]

"Creo que la primera virtud es controlar la lengua, el que sabe callar se acerca más a los dioses, a pesar de que esté en la posesión de la verdad".

Marco Porcio Catón, (234 aC - 149 aC). Político y escritor romano.

El dato de desempleo publicado el viernes desató una ola de optimismo en todos los medios de comunicación. Fue como si esa tarde estuviésemos preparados para afrontar un nuevo mundo. El hecho de que en febrero se registrase un incremento de 236.000 nominas no agrícolas es, a primera vista, una mejora. Pero a pesar de ello, está muy por debajo del mínimo de las 300.000 necesarias para que vuelva a trabajar la misma gente que lo hacía antes de la llegada de la crisis, tal y como lo dijo el Presidente Obama en el año 2009. Pero si analizamos los datos en profundidad descubriremos que únicamente el 63,5% de la fuerza laboral está empleada, y eso representa el porcentaje más bajo de los últimos 35 años. Además, si se tiene en cuenta el número de personas que están subempleadas y personas que están trabajando simplemente dándole vueltas a una hamburguesa, el porcentaje de la fuerza laboral sería muy inferior.

Pero veámoslo desde el enfoque de la distribución de la riqueza. Cuando dicen que los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, es sólo una pequeña parte de la realidad:

La realidad es que no sólo son los pobres cada vez más pobres, sino que además cada vez más personas son pobres.

Los medios de comunicación también están tratando de llamar la atención de todos sobre los nuevos máximos del Dow, como si esto debiera significar algo para las personas. Pero como se puede ver en el siguiente gráfico no es así:

Publicidad
Publicidad

El 80% de la población tiene menos del 10% de participación en el mercado de valores y estoy dispuesto a apostar a que la mayoría de ellos perdió dinero a pesar de que el mercado ha logrado subir en los últimos cinco años y medio.

La contribución de Obama es que todos carguen con el coste del este hito. Bajo su reinado, el número de personas con cupones de alimentos se ha incrementado de 27 a 47 millones y ahora tenemos a uno de cada dos ciudadanos estadounidenses recibiendo algún tipo de ayuda del Gobierno. Anuncian la caída del nivel de desempleo hasta el 7,7%, como si algo maravilloso hubiera ocurrido, pero realmente es el mismo nivel en el que estaba cuando Obama asumió el cargo. La diferencia es que ahora hay millones de personas que no pueden encontrar un empleo y simplemente han "abandonado" la búsqueda del mismo. Supongo que creen que si no cuentan esto, nadie se dará cuenta, pero es mi obligación el recordarlo!

En portada

Noticias de