Liberal, conservadora o socialista, las ideologías preferidas por los españoles

La sociedad española es un auténtico minifundio ideológico. Pese a que el grado de politización de los ciudadanos ha alcanzado sus máximos desde la Transición, se han ido desdibujando como mayoritarias las ideologías que lo fueron durante los 80 y ahora cunde una fragmentación entre múltiples tendencias. Aun con todo, las ideologías predominantes son la liberal, la conservadora y la socialista.

Así lo indican los análisis realizados periódicamente por el Centro de Investigaciones Políticas (CIS). Lo primero que destaca es el grado de politización de la ciudadanía. En estos momentos, solo el 5,5% del cuerpo electoral se declara apolítico. Hace 25 años la cira llegaba al 23%. Por entonces, prácticamente uno de cada cuatro ciudadanos se declaraba ajeno a ninguna opción ideológica concreta. Y, por entonces, la que más cundía era la socialista, por la que declaraba su afinidad otro 23% de los españoles.

Ahora los apolíticos son toda una rareza sociológica en España, pero no hay ninguna opción ideológica que concite la afinidad declarada de más del 15% de la población.

Las que más seguidores tienen son, por este orden, la ideología conservadora, la socialista y la liberal. Les sigue la «progresista» -de ambigua definición en sí misma- y, a mucha mayor distancia, la socialdemócrata.

Un 13,2% de los españoles se autodefinen como conservadores; el 13,1% como socialistas; el 12% como liberales; un 11,1% como progresistas; y un 7,8% como socialdemócratas.

A partir de ahí, el minifundio ideológico se multiplica. A tenor del último estudio del CIS, en España hay un 4,4% de demócrata-cristianos declarados; un 3,3% de nacionalistas; un 2,9% que se autodefinen políticamente como ecologistas, sin más; y únicamente un 2,4% se declaran comunistas. El resto se reparten entre otras opciones ideológicas minoritarias, entre las que se incluyen un 1,3% de ciudadanos que a efectos políticos se declaran simplemente «feministas».

Destaca también el 13,5% de españoles que no saben cuál es su ideología. No es que no la tengan -en tal caso entrarían en el segmento de los «apolíticos»- sino que no son capaces de encajar sus ideas políticas en ninguna de las definiciones al uso.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.