La triste historia de la fundadora de la Lotería del Niño

Aunque nos duela, el destino no siempre es grato con las buenas personas. La triste realidad es que los años no tienen por qué guardar una recompensa para una vida de dedicación y trabajo. Y un ejemplo claro de ello es lo que le sucedió a María del Carmen Hernández y Espinosa de los Monteros.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.