La justicia europea, a punto de condenar a España por no tratar sus aguas residuales

España podría enfrentarse este miércoles a una multa millonaria por incumplir la directiva europea sobre el tratamiento de aguas residuales urbanas. Está previsto que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haga la lectura de la sentencia hoy, pendiente desde que la Comisión Europea interpusiera su segunda denuncia sobre esta materia en noviembre de 2016. La primera denuncia contra España data de 2008 y se saldó con otra condena, aunque en aquella ocasión sin sanción económica.

En concreto, el último escrito del ejecutivo comunitario denunciaba a 17 municipios, la mayoría en Andalucía (8), aunque también incluía a Asturias (1), Galicia (3), Comunidad Valenciana (3) e islas Canarias (2). No obstante, y aunque las competencias en materia de depuración y saneamiento de aguas están en manos de los municipios, la multa se impondrá al conjunto del Estado. La Comisión solicitaba una multa de 46,5 millones de euros y una sanción diaria de 171.000 euros en caso de que España vuelva a sobrepasar la nueva fecha límite para adaptarse a la Directiva europea.

Las aguas residuales no tratadas pueden representar un riesgo para la salud pública, al quedar contaminadas por bacterias y virus nocivos. Además, contienen nutrientes, como nitrógeno y fósforo, que suponen una amenaza para el medio marino, al favorecer la proliferación excesiva de algas. Por ello, la Directiva de Aguas europea establece que los Estados miembros deben garantizar que ciudades y urbanizaciones de más de 15.000 habitantes recojan y traten correctamente sus aguas residuales urbanas.

La sanción llegaría ahora por reincidencia. En 2011 la justicia europea ya dictaminó que España vulneraba la Directiva en 37 municipios y se fijó como nuevo plazo 2015 para regularizar la situación. Pasada esta fecha, la Comisión consideró que 17 municipios seguían incumpliendo la norma, por lo que retomó las medidas de presión.

En la Comisión de Medio Ambiente del Congreso, la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, calificó «de deficientes y preocupantes» los niveles de depuración de aguas residuales. «Es un panorama enormemente preocupante. Nos enfrenta desde ya mismo a la imposición de multas millonarias coercitivas que no nos podemos permitir, a la amenaza de devolución de ayudas ya concedidas e invertidas y al bloqueo al acceso a determinadas líneas de financiación comunitarias», avanzó. Por ello, dijo, el siguiente paso es un plan nacional de depuración, saneamiento, eficiencia, ahorro y reutilización del agua.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.