La Generalitat aumenta en un 107 por ciento la partida para sus 'embajadas'

Pese a que las instituciones europeas dan la espalda a su pretensión de internacionalizar el conflicto catalán -el próximo capítulo, la conferencia de Puigdemont de este mes en el Parlamento Europeo en la que no le recibirá ninguna autoridad relevante-, la Generalitat independentista sigue sin reparar en gastos, con dinero público, para esta empresa.

El consejero de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Raül Romeva, presentó ayer el presupuesto de su departamento para este 2017, que cifró en 64 millones de euros y que aseguró que «asienta los pilares para convertirse en ministerio». «Estamos construyendo un ministerio de una nueva república», reiteró en su intervención en comisión en el Parlament, en la que desgranó las partidas principales de su cartera. El presupuesto pasó el trámite de su debate a la totalidad porque los votos de Junts pel Sí y la CUP frenaron la enmiendas de retorno presentadas por todos los grupos de la oposición.

Romeva destacó que los 64 millones de euros de presupuesto de su departamento suponen el 0,28 del total del gasto de la administración en todos los departamentos, y que se repartirán entre la Secretaría General -más de 27 millones-, la de Asuntos Exteriores -dotada con más de 35 millones- y la Secretaria de Transparencia -1.300.000 euros-.

El consejero catalán subrayó que la partida destinada a Exteriores sube un 107% con respecto a la actual -un incremento de 18 millones de euros en cifras absolutas- , que van a cooperación al desarrollo, al plan estratégico de despliegue de las delegaciones en el exterior -de las nueve actuales a trece- y a la construcción de medidas estructurales en la zona del Mediterráneo.

«Régimen autonómico»

Romeva reconoció que éstos son unos presupuestos autonómicos que no permiten responder a las necesidades de Cataluña, pero clamó: «Que este primer presupuesto, que aún está en el régimen autonómico que nos atenaza, sea la apertura a un proyecto valiente y necesario de una administración de un estado, que es lo que nos tiene que permitir el futuro que hemos venido a construir».

El consejero detalló que el plan estratégico de despliegue de las delegaciones en el exterior que la Generalitat «continuará haciendo» se dota para este 2017 de 3,5 millones de euros más, alcanzando los 6,5 millones, con la pretensión de representar los intereses de Cataluña en el exterior sin que suponga, según Romeva, un gasto desmesurado e injustificado como sucede en otras administraciones.

Por otra parte, Romeva habló de la conferencia sobre el referéndum independentista que Puigdemont pronunciará el próximo 24 de enero en el Parlamento europeo, flanqueado por el propio Romeva y el vicepresidente Oriol Junqueras. «¿Por qué le tienen tanto miedo a que la gente se exprese en Bruselas o donde sea?», dijo en alusión al Gobierno de Rajoy.

La visita de Puigdemont a Bruselas no incluye ninguna reunión con representantes de las instituciones europea, que eluden todo contacto formal con la Generalitat desde que puso rumbo a la secesión. Ayer, la portavoz de la Generalitat, Neus Munté, intentó darle la vuelta al vacío que recibirá a Puigdemont y aseguró que no han pedido reuniones con representanets comunitarios porque «ya habrá tiempo para celebrarlas».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.