La dispersión del voto amenaza con dificultar la formación de gobierno

Ningún partido político se perfila como ganador IrlandaFine Gael Enda KennyPartido Laborista

Ambas formaciones se han presentado a estos comicios como los artífices de la recuperación económica, después de aplicar durante los últimos cinco años el contenido del rescate solicitado en 2010 por el anterior Gobierno a la Unión Europea (UE) y el FMI por 85.000 millones de euros.

Los ajustes han empobrecido a una parte importante de la sociedad irlandesa

Tras abandonar ese programa de ayuda en 2013, la economía ha repuntado, pero los ajustes han empobrecido a una parte importante de la sociedad irlandesa, que podría castigar ahora a la coalición, sobre todo a los laboristas, a los que reprochan que no hayan sido capaces de suavizar la austeridad con políticas sociales, según explican los expertos.

Tampoco el centrista Fianna Fáil (FF), el partido que más veces ha gobernado Irlanda, ha logrado aumentar significativamente su apoyo desde el descalabro electoral que sufrió en febrero de 2011, tres meses después de pedir el rescate. La formación que lidera Micheál Martin podría mantenerse ahora como el principal partido de la oposición, aunque con poca ventaja sobre el izquierdista Sinn Féin de Gerry Adams, que seguirá aumentando su presencia en la Cámara Baja de Dublín (Dáil), compuesta por 158 escaños.

Por detrás se situarían varios partidos minoritarios de izquierdas y conservadores y candidatos independientes de diferente signo, que llegarían a ocupar hasta casi un tercio del Dáil, si bien su heterogeneidad no les convierte en apoyos ideales para formar un Gobierno estable.

Nuevas elecciones en seis meses

Según los sondeos, solo el FG y el FF obtendrían suficientes escaños para formar un Ejecutivo con una sólida mayoría absoluta, pero los dos grandes partidos irlandeses han descartado esta posibilidad durante la campaña. Si no hay un gran pacto entre ambos, los expertos no descartan que se convoquen unas nuevas elecciones en seis meses.

Poco más de tres millones de irlandeses han sido llamados a votar en los centros electorales del país, que abrirán sus puertas a las 07.00 horas GMT y cerrarán a las 22.00 GMT, mientras que el recuento de votos comenzará el sábado a las 09.00 horas. Debido al complejo sistema electoral irlandés, el escrutinio avanzará con lentitud, pero a media jornada del sábado comenzarán a conocerse resultados definitivos de algunas circunscripciones, lo que dará una idea sobre el resultado final. El anuncio oficial de los resultados definitivos podría retrasarse hasta el domingo o, incluso, hasta la semana próxima, si se presentan impugnaciones y se producen recuentos.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.