Joan Ribó, el primer alcalde desde 1979 que no asiste a la Semana Santa

Salvo cambio de última hora en la agenda oficial, Joan Ribó será el primer alcalde de Valencia de la historia de la democracia reciente que no asiste a ningún acto oficial durante las procesiones de la Semana Santa Marinera, la segunda fiesta de la ciudad tras las Fallas, catalogada de interés turístico nacional.

El pasado mes de octubre, el dirigente de Compromís proclamo que «el Ayuntamiento de Valencia no es católico». Antes de tomar posesión, apostó «por desligar la religión de los actos oficiales del Consistorio». Dicho y hecho. Ribó deja a un lado la Semana Santa Marinera, una celebración que es la principal seña de identidad de los Poblados Marítimos desde tiempos ancestrales en la que participan directamente unas 4.000 personas entre cofrades, personajes bíblicos, clavarios y clavariesas y músicos.

El pasado mes de febrero, Ribó asistió junto a la edil de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, y del portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, entre otros, al concierto del inicio de Cuaresma organizado por la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera que se celebró en la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en pleno corazón del Cabanyal.

«El Ayuntamiento de Valencia no es católico»Joan Ribó, alcalde de Valencia

Ahora, con la llegada de las procesiones y de las imágenes a los domicilios y locales sociales, de acuerdo con la agenda oficial remitida por el Ayuntamiento este miércoles (que comprende hasta el próximo martes), Ribó se marcha de vacaciones (al menos no tiene actos públicos previstos) sin visitar la Semana Santa Marinera. Es el primer alcalde que da la espalda a la fiesta desde 1979, cuando la vara de mando la ostentaba Fernando Martínez Castellanos. Su sucesor, el también socialista Ricard Pérez Casado, que fue alcalde entre 1979 y 1987, cuenta en sus memorias políticas que llegó a vestir a su hijo de cofrade de una de las hermandades de la Semana Santa Marinera.

Clementina Ródenas cierra el círculo de los munícipes de izquierdas que respaldaron con su presencia institucional una de las tradiciones más arraigadas de los poblados marítimos, más allá de las afiliaciones políticas. De hecho, la que fuera alcaldesa por las filas del PSPV-PSOE entre 1987 y 1991, ejerció como pregonera de la Semana Santa Marinera en 1990 en un acto al que asistió el entonces presidente de la Generalitat y vecino del barrio, Joan Lerma. Este jueves, el jefe del Consell, Ximo Puig, visita la sede social de la Hermandad del Santísimo Ecce Homo del Cabanyal, la de la Hermandad del Santo Silencio y Vera Cruz y la de la Hermandad del Santo Cristo Salvador.

Las dos antecesoras de Ribó, del PSOE y del PP, fueron pregoneras de la Semana Santa Marinera

Desde 1991 y hasta el pasado año, la que fue durante veinticuatro alcaldesa de la ciudad por el PP, Rita Barberá, visitó la Semana Santa Marinera de Valencia. La actual senadora del grupo popular acudía cada año a visitar las imágenes en los domicilios del Marítimo, aunque normalmente delegaba en sus concejales la participación en las procesiones, especialmente las de Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección.

Al igual que su antecesora, Barberá fue pregonera de la Semana Santa Marinera en el año 1997.

Imagen de Rita Barberá en una procesión en la Semana Santa de 2003
Imagen de Rita Barberá en una procesión en la Semana Santa de 2003- ABC

Este año, la presencia institucional la encarna el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, quien de acuerdo con la agenda oficial presenciará este viernes la Procesión General del Santo Entierro, desde la Tribuna de autoridades. El Ayuntamiento ha anunciado que Fuset hará lo propio, acompañado de la concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas, Isabel Lozano, en el Desfile del Domingo de Resurrección.

Ante el ninguneo de Ribó a la fiesta, el primer teniente de alcalde, el socialista Joan Calabuig, prevé visitar este jueves diferentes Cofradías de la Semana Santa Marinera acompañado de miembros de la Junta Mayor. Calabuig ya asistió el martes a la Eucaristía de Acción de Gracias en Honor al Santísimo Ecce-Homo, en la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, y a la Procesión del Pretorio.

Mientras, su compañera de partido y concejal de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, hizo lo propio. La edil socialista es, además, cofrade de una de las hermandades de la Semana Santa Marinera y procesionó el pasado Domingo de Ramos.

Por parte de Ciudadanos, tanto su portavoz, Fernando Giner, como los ediles Amparo Picó y Narciso Estellés, contemplan en su agenda la asistencias a las procesiones del viernes y el domingo.

La ausencia de Ribó coincide con las críticas de Ciudadanos, a las que se han sumado vecinos y cofrades, al nuevo Gobierno municipal, en cuyo programa electoral figuraba la rehabilitación de un barrio que, diez meses después, ha agravado su deterioro, conforme dejan en evidencia las hermandades que se resisten a variar los intinerarios de las procesiones a las que su alcalde no tiene previsto asistir.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.