Incendio en La Palma: «Pasará tiempo hasta que el fuego esté extinguido»

La isla de La Palma sigue luchando contra el fuego, que ya ha arrasado 4.500 hectáreas de terreno. Y aunque han pasado seis días desde que se declaró el incendio, el trabajo de las brigadas no ha descencido en ningún momento.

El objetivo de los equipos aéreos y terrestres es estabilizar el incendio, y controlar el único frente activo en la montaña del volcán El Cabrito, en el municipio isleño de Mazo. Ayer el Gobierno de Canarias anunció que la noche se presentaba fundamental para el proceso de estabilización aunque Fernando Clavijo, el presidente de las islas, hizo un llamamiento a la prudencia.

La colina del volcán, clave

La montaña de El Cabrito en Mazo es el único foco activo del fuego que durante el día se muestra bajo control, pero por la noche tiende a complicarse. La dirección del viento, en sentido descendente desde la cumbre del monte hasta la costa, hace que el fuego amplíe su radio de acción en horas nocturnas. Sin el apoyo de los hidroaviones ?que trabajan durante las horas de luz? solo los equipos terrestres se mantienen en activo. Por eso las llamas tienen más facilidad para avanzar, y los equipos mayor dificultad para sofocarlas.

El avance del fuego fue el motivo por el cual el domingo Santa Cruz de La Palma se despertó con una nueva zona desalojada: 500 vecinos en el municipio de Mazo abandonaron sus casas de madrugada al complicarse los trabajos de extinción que se basan en mojar áreas y esperar a que el fuego, cuando avance, se encuentre pasto húmedo. La zona de Montes de Luna se controló ayer. Pero en la parte alta se mantienen retenes de vigilancia.

El fuego que azota la isla se ha convertido en el incendio más grave para el archipiélago desde el año 2000. Miguel Ángel Morcuente, director insular del Gobierno en La Palma y uno de los mayores expertos en las islas en materia forestal, sentenciaba desde el puesto de mando ubicado entre Fuencaliente y Mazo, en Monte de Luna, que veía la situación «mucho mejor». «En 2009 en esa zona conseguimos parar el incendio de aquella época con muchísimas dificultades», recordó Moercuende, que agregó: «Vamos a tener por fin una buena noticia, y se mantiene el tiempo para la estabilidad y seguir haciendo las actuaciones».

Actuaciones que están protagonizadas por brigadas que ya han superado los 350 efectivos. Además, a ellas se sumó ayer desde Málaga un cuarto Canadair del Ejército del Aire ?con él son doce las naves que con 400 litros de agua en su interior, sobrevuelan la isla?. Su función, entre otras, es rematar y mojar los perímetros necesarios para sofocar las llamas. Algo que se producirá cuando se comience a ver humo blanco, lo que significará que ese fuego se encuentra en unas líneas de control mojadas previamente. Además, Morcuente recordó la importancia de los medios terrestres, que complementan a la intervención del Ejército del Aire. Así, a La Palma han llegado 21 efectivos desde el Hierro y La Gomera que cuentan con una amplía experiencia en incendios.

«Es muy complicado, todo, los retenes, con una vida perdida, y lo importante es acabar con este evento de mala leche», valoró Morcuende. Recordó el papel del brigadista fallecido, Francisco Santana, así como otros técnicos como la mujer que ayer dirigió al equipo técnico que estuvo el domingo operando, Elena Castro.

Florencio López, técnico responsable de los bomberos de Tenerife, afirmó que pasará «muchísimo tiempo» hasta que el incendio esté totalmente extinguido. En su opinión, todo depende de factores como la velocidad del viento o los microclimas de la isla. Incluso la fauna y la flora afectarían al control del fuego. Cualquier conejo al que le toque el fuego y salga corriendo produce una línea de llamas que, convertida en un frente de fuego, por la noche es difícil de controlar. También las pinochas de los pinos que, cuando arden, son proyectiles de fuego al aire que hacen que las brigadas tengan que modificar, una y otra vez, su estrategia para abordar el incendio.

Trabajos continuados

Todos los equipos están preparándose para hacer frente a una nueva semana en la que, aunque el mensaje es optimista, el trabajo no disminuye. Hoy el norte de La Palma estará tomado por los miembros de la UME; en el sur, las brigadas insulares continuarán con las labores de extinción y, junto a ellos, todo el equipo aéreo.

Una agenda de trabajo en la que las autoridades canarias no dan nada por seguro. El sábado pasado la situación parecía estar bajo control, pero por la noche todo cambió. Por ello, ayer el Gobierno canario estableció un apagón informativo y el dato oficial del número de hectáreas calcinadas se supo oficialmente sobre las 18.30 horas de la tarde.

Un incendio que también preocupa a la promoción del turismo de la isla. La consejera de Turismo de La Palma, Alicia Vanoostende, tiene por objetivo convencer a los turistas que La Palma «es una isla maravillosa» y «sigue siendo un destino seguro» y pidió apoyo a La Palma para «compensar» la situación de la isla.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.