Iglesias relevaría a Errejón para incorporar mujeres a la primera línea

El futuro de Íñigo Errejón es la principal incógnita tras Vistalegre II. En su primera comparecencia tras el cónclave, Pablo Iglesias dio ayer alguna pista, aunque dejó en el aire la posición concreta: «Yo creo que Íñigo debe estar en primera línea». El secretario general de Podemos sí concedió que Errejón «debe estar en la próxima Ejecutiva». Y que uno de sus principales apoyos, Pablo Bustinduy, debe seguir ocupándose de la secretaría Internacional.

Lo que sí parece claro es que la secretaría política que ocupaba Errejón podría dejar de existir en la próxima Ejecutiva. Iglesias trasladó toda esta cuestión a la próxima reunión del nuevo Consejo Ciudadano (CCE), para el que todavía no hay fecha pero que se celebrará con toda probabilidad este mismo sábado, 18 de febrero.

Tampoco quiso dar pistas sobre si Errejón seguirá como portavoz en el Congreso. Es más, dejó mensajes contradictorios. Por un lado puso en valor que «se le da bien el Parlamento y le gusta mucho», pero por otro lado señaló que «es clave» superar el modelo en el que Podemos era el partido de dos personas. Iglesias apuesta por «un Podemos más feminizado en las portavocías». Será en el próximo CCE donde se decida, pero reconoció que «todas las posibilidades están abiertas».

«La moqueta es peligrosa»

Iglesias definió a Errejón como «uno de los políticos más brillantes de este país» y que representa una sensibilidad importante dentro del partido. Pero nada concretó: «Hoy o mañana tendremos que volver a hablar», señaló Iglesias, que también quiere escuchar «la posición del propio Íñigo». Esta es la tesis de algunos de los partidarios de Iglesias, que querrían ver a Errejón siendo más explícito respecto a la posibilidad de dar un paso al lado.

Algo que el antiguo número dos ha dejado claro que de momento no va a hacer, más allá de ponerse «a la orden» de la nueva dirección. Fortalecido como líder de Podemos, Iglesias dejó claro que «hemos cambiado de fase» a partir de «un Podemos mucho más descentralizado», y ha defendido que el partido debe poner en primera línea la acción en las calles: «La moqueta es muy peligrosa. Es un riesgo que hay que conjurar. No te puedes convertir en aquello que vinimos a cambiar».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.