¿Ha aprobado el Gobierno una subida de impuestos a las empresas?

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha anunciado en Bruselas que el Gobierno incluirá en sus alegaciones para que la UE no ponga multa a España por incumplir el déficit, una reforma del Impuesto de Sociedades para recaudar 6.000 millones más en 2017. ¿Cómo? Las grandes empresas adelantarán el pago del tributo y así Hacienda pueda reducir el déficit por debajo del 3% del PIB en 2017.

¿Es una subida del Impuesto de Sociedades?

No. Las empresas afectadas no pagarán más impuestos, pero los pagarán antes. Las compañías pueden fraccionar el pago del Impuesto de Sociedades de cada año en tres cuotas: en abril, octubre y diciembre de cada ejercicio. Después, en julio, liquidan las diferencias con Hacienda. Lo que va a hacer el Gobierno es imponer un tipo mínimo que deben abonar las grandes empresas en cada uno de estos pagos, para que adelanten liquidez al Estado. Por ello, en un año las empresas habrán pagado los mismos impuestos que antes de la reforma, pero adelantarán la tributación. Trasladado a las personas físicas, es como si el Gobierno subiera las retenciones pero no subiera los tipos finales del IRPF. Cada mes, los trabajadores pagarían más impuestos en sus nóminas, pero al hacer la declaración de la Renta un año más tarde se les reintegraría esta diferencia. Como fuere, la cantidad refleja los cuantiosos recursos que reportará la medida: 6.000 millones de euros que el Estado cobrará antes, un tercio de la recaudación anual del Impuesto de Sociedades.

¿Por qué lo aprueba ahora?

En 2012, cuando las arcas públicas atravesaban una dura sequía de ingresos, el Ejecutivo ya acordó establecer un tipo mínimo que debían abonar las grandes empresas en los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades. La medida, que era temporal, llegó a su fin este año. Y se tradujo en una caída de la recaudación del impuesto de Sociedades entre enero y mayo de 1.434 millones. El tributo registra en este periodo ingresos negativos de 539 millones, una cota mínima que no tiene parangón en la serie histórica de la Agencia Tributaria que arranca en 1995. Por ello, el Ejecutivo se guardó un as en la manga, y en el Programa de Estabilidad que remitió a Bruselas a finales de abril, ya contemplaba que podría volver a recuperar el tipo mínimo a las grandes empresas si la situación fiscal así lo requiriera. Ha sido el caso, ya que el déficit del Estado en este periodo ya había superado el 2% del PIB, un nivel mucho mayor al objetivo para todo el año.

¿Cuándo entrará en vigor?

En principio, el año que viene. De esta forma, está garantizado el impacto negativo sobre las cuentas (y el déficit) de 2016 por los menores pagos fraccionados de las empresas pero en 2017 el futuro Ejecutivo se encontrará con un doble efecto positivo en los ingresos. Por un lado, para entonces se contabilizarán las liquidaciones de las empresas del impuesto correspondientes a este año fruto del fin de la medida temporal. Por el otro, los pagos fraccionados de las grandes compañías aumentarán la recaudación del Impuesto de Sociedades en 6.000 millones. Precisamente, 2017 será el año clave para que el Gobierno escape del brazo corrector de Bruselas, ya que si logra adecuar el déficit por debajo del 3% del PIB habrá salido del Procedimiento de Déficit Excesivo que impone la Comisión Europea a los países díscolos.

¿A qué empresas afecta?

A las grandes compañías. Si bien los detalles de esta nueva reforma no están concretados, el tipo mínimo en el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades solo afectaba a las compañías con un umbral de negocio superior a 20 millones de euros. Hasta el año pasado, el tipo mínimo era del 12% del resultado positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio de los tres, nueve u once meses primeros meses de cada año natural.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.