Golpe policial a los socios del Real Madrid: pierden el carné por revenderlo contra el Barcelona

El gol de Messi en el último segundo en el Santiago Bernabéu revolvió a Florentino Pérez de su asiento en el palco. El presidente del Real Madrid no se podía creer que el Barcelona fuera a llevarse los tres puntos cuando ya agonizaba el encuentro. Lo peor, sin embargo, fue ver que parte del estadio ?de su estadio? celebrara el gol del jugador argentino. Segundos después de acabar el choque, el dirigente madridista encargó una investigación para comprobar por qué varias zonas del campo donde se sientan abonados del Real Madrid se habían poblado de seguidores del Barça que, con sus camisetas y bufandas, estaban celebrando el triunfo de los de Luis Enrique.

La derrota el pasado 23 de abril ante el eterno enemigo fue la gota que colmó el vaso de la paciencia, por lo que desde dentro del club se han propuesto acabar con una práctica que se ha convertido en rutinaria en los aledaños del Bernabéu: socios y abonados del club que revenden su carné para los grandes partidos de la temporada, por los que suelen recibir entre 500 y 700 euros por encuentro. Por ello es cada vez más frecuente ver en las gradas a turistas orientales y árabes.

Esta práctica, según el club, ha perjudicado a la plantilla de Zidane, que se ha quedado sin parte del apoyo de su afición en partidos de Champions o en los grandes enfrentamientos de la Liga. Para frenar estas actuaciones, el Real Madrid, según ha podido saber ABC, se ha puesto en manos de la policía y un equipo de abogados para depurar responsabilidades. De momento, se ha incautado de un total de 635 abonos, a cuyos propietarios les ha abierto un expediente que decidirá si son expulsados de por vida o, sólo, por un tiempo determinado. Así lo indica la carta que les ha remitido ya.

En Chamberí

Dichos carnés solo son relativos al clásico encuentro disputado entre el Madrid-Barça que siempre acapara la atención no solo de los hinchas de ambos clubs sino de los amantes del balón en general.

La intervención la realizó la Policía Municipal el viernes pasado en un inmueble situado en la calle de Ríos Rosas del distrito de Chamberí. Ahí, los agentes de la Unidad Integral recibieron un aviso de la emisora central en el que les informaba de que en el citado edificio se estaba realizado una venta, supuesta ilícita, de abonos del club merengue.

A su llegada, los funcionarios comprobaron que había gente hablando sobre el asunto, al tiempo que llegaba más público preguntando por las personas de contacto para la recogida de abonos del clásico del pasado día 23. Estas últimas fueron las que reconocieron haber cobrado entre 500 y 700 euros por dejar sus carnés a los reventas. Si ellos recibieron esa cantidad por el pase, el comprador fácilmente pudo llegar a pagar mil euros.

Muy bien organizados

Los que iban a por sus carnés explicaron a la policía que era el portero de la finca el que les tenía que devolver sus documentos. Sin embargo, este echaba balones fuera, por lo que tuvieron que recurrir al presidente de la comunidad de vecinos. Este les abrió el cuarto en el que se realizaban los chanchullos. Todo estaba muy bien organizado: tenían unos ficheros con un listado de socios ordenados alfabéticamente para los que tenían que devolverles sus pases. Según ha podido saber este diario, algunos afectados están estudiando denunciar a la Policía Municipal porque alegan que «no tenía la orden de entrada y registro».

Antes del último clásico, la Comisión de Disciplina madridista había abierto 1.450 expedientes de expulsión. Al margen de lo que haga el club, los infractores se enfrentan a una sanción administrativa por esta práctica.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.