Florida usará contra el zika mosquitos modificados genéticamente

La ingeniería genética se ha incorporado a la guerra contra el zika. En medio de la creciente preocupación por la aparición en Miami de los primeros casos de infección dentro del territorio continental de EE.UU., la Administración de Alimentos y Medicamentos de este país (FDA, por sus siglas en inglés) ha dado luz verde a la suelta experimental en los Cayos de Florida de miles de mosquitos modificados genéticamente para tratar de reducir la población del Aedes Aegypti, la especie de mosquito que trasmite el virus.

Según la empresa británica impulsora del proyecto, Oxitec, se liberarían miles de insectos macho alterados genéticamente de modo que sus hijos mueren antes de alcanzar la madurez. El propósito es que, al cruzarse con las hembras de Aedes Aegypti, sus descendientes no sobrevivan y se reduzca la población del mosquito transmisor del zika, disminuyendo así el riesgo de contagio a los humanos. Los mosquitos alterados genéticamente no pican ni pueden infectar el virus, añade Oxitec.

No es la primera vez que se realizan ensayos de este tipo, ya que la misma empresa los ha realizado ya en Brasil, Panamá y las islas Caimán, de manera exitosa, sostiene. Sí sería la primera vez que se lleva en EE.UU.

La medida propuesta, que tendría lugar en Key Haven, municipio próximo a Cayo Hueso, ha desatado entre parte de la población el temor a que provoque efectos no deseados. La manipulación de genes, de hecho, ha sido objeto a lo largo de la historia del cine de numerosas películas de ciencia ficción en las que tiburones, dinosaurios u otras criaturas modificadas acaban volviéndose agresivas contra el ser humano.

Ante la controversia generada, se ha convocado para el próximo mes de noviembre un referéndum entre los vecinos que, aunque legalmente no será vinculante, se tendrá en cuenta a la hora de tomar la decisión.

La FDA señala en un comunicado que, tras tomar en cuenta miles de opiniones públicas, el experimento en los Cayos no tendría ?impactos relevantes en el entorno?. El organismo, que ha aprobado la valoración ambiental final y la declaración de no impacto significativo, aclara que eso no significa que los mosquitos genéticamente modificados por Oxitec tengan autorización para su uso comercial y agrega que para realizar su suelta deberá aún cumplir con las exigencias de las autoridades locales, estatales y federales, así como de la entidad de control de mosquitos de los Cayos de Florida.

A favor y en contra

Por su parte, el consejero delegado de Oxitec, Hadyn Parry, ha recordado que la empresa lleva desarrollando este tipo de procedimientos durante años y que, por sus resultados, en ella están convencidos de que esta solución ?es altamente efectiva y tiene sólidas credenciales ambientales?.

Entre los detractores de la medida está Moms Across America (Mamás de América), que asegura que ?cualquier forma de vida modificada genéticamente que sea liberada en la naturaleza es incontrolable y tendría por tanto resultados impredecibles?. ?Si no sabemos qué otros problemas pueden causar los mosquitos modificados genéticamente, incluso aunque funcionaran para reducir el zika, entonces solo estamos creando más problemas?, señala a ABC la fundadora de esta organización, Zen Honeycutt.

Por ejemplo, apunta, estos insectos alterados ?están alimentados a base de carne con tetraciclina, un antibiótico que puede tener efectos en aquellos a los que pique o a los animales que se coman los mosquitos?. Además, considera que ?la naturaleza siempre evoluciona y se vuelve más fuerte?, de modo que los mosquitos pueden hacerse resistentes al zika y expadirlo más.

Entre tanto, este lunes se conoció un nuevo caso de infección de zika por picadura de mosquito en Florida, que se elevan así a 16. En esta ocasión se trata de un vecino del condado de Palm Beach, aunque según ha informado el gobernador del estado, Rick Scott, había estado de visita recientemente en el área de Miami, donde se han localizado los anteriores.

.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.