España negra: 30 familias asesinadas desde 1980

El crimen de Pioz, localidad situada al sur de Guadalajara, está siendo considerado por muchos medios como uno de los más atroces cometidos en España en los últimos años. Sucedió a mediados de septiembre: un matrimonio y sus dos hijos, de uno y cuatro años, todos de origen brasileño, fueron encontrados descuartizados en un chalé. Patrick Nogueira, el autor, sintió unos «deseos irrefrenables» de matar a sus tíos y a sus primos e hizo todo lo necesario para llevar a cabo su plan criminal. Según los investigadores, «sabía lo que hacía y lo que iba a hacer».

Muchas son las páginas en los periódicos y minutos en los telediarios que se han ocupado de esta matanza desde hace más de un mes, de la misma forma que ha ocurrido con otros casos de familias asesinadas desde 1980. Crímenes sobrecogedores con móviles tan más dispares como ajustes de cuentas por temas de narcotráfico, disputas de tierras, venganzas, herencias, simples discusiones familiares que acaban en masacre o causados por una enfermo mental del autor.

Este recorrido cronológico por la España más negra comienza precisamente con uno de los asesinatos más famosos: el de los marqueses de Urquijo el 31 de julio de 1980. Sus cadáveres aparecieron con sendos disparos en su residencia de Somosaguas (Madrid). La justicia inculpó a Rafael Escobedo, yerno de los marqueses, que fue condenado a 53 años a prisión. No llegó a cumplir la sentencia por que se ahorcó en la cárcel de El Dueso (Cantabria). Muchas interrogantes de este crimen siguen aún sin resolverse.

Siete años más tarde, el 1 de mayo de 1987, Paulino Sánchez, de 39 años, mató a tiros a Avelino García Izquierdo y a sus dos hijos en la localidad de La Hoya (Salamanca). El móvil de los hechos fue la utilización por el ganado del homicida de los pastos de sus víctimas, colindantes con los suyos.

[Crónica de ABC, el 3 de mayo de 1987]

El 24 de enero de 1988, una pareja de drogadictos mata a tres personas en su domicilio de la calle Sainz de Baranda, en Madrid. Los asesinos habían acudido allí para pedir dinero a la tía de uno de ellos, que trabajaba como empleada doméstica en la vivienda. La negativa de esta provocó una discusión, ante lo cual acudió el dueño de la casa, William George, que resultó muerto a puñaladas, al igual que su esposa. A continuación la pareja remató a la empleada, Benita Carretero, de varias puñaladas.

El 26 de agosto de 1988 aparecieron los cadáveres de cuatro miembros de una familia alemana: Richard Schmitd, su compañera Beate Werner y las hijas de ambos, Alexandra y Bianca, de ocho y seis años. Estaban sepultados bajo un bloque de hormigón junto a la casa que ocupaban, en el valle de Beminussa (Ibiza). Habían sido torturados y asesinados tres días antes en un ajuste de cuentas ordenado por los responsables del cártel de Medellín.

Años 90

El 27 de agosto de 1990, Carmen y José Gómez, madre e hijo, mueren apuñaladas durante una reyerta familiar cuando discutían por la herencia de una casa en Alhendín (Granada). José Gómez, padre de la familia, resultó herido grave y falleció también poco después.

[Crónica de ABC del juicio, el 14 de diciembre de 1991]

El 21 de noviembre de 1990, Dionisio González Cerezo nató a hachazos a su mujer y a tres de sus hijos, para a continuación suicidarse de un tiro en la boca, en Zorita (Cáceres).

[Crónica de ABC, el 22 de noviembre de 1990]

El 21 de mayo de 1991, cuatro miembros de una familia (matrimonio, hija y abuelo) son asesinados a tiros por un cuñado del padre en su domicilio de Sant Martí Sesgueioles (Barcelona) en venganza por la venta de una casa.

El 22 de septiembre de 1991, Juan Manuel Palmero, de 30 años, mata a sus tres hijos, de 10, 4 y 2 años de edad, suicidándose a la vez por sobreinhalación de gas tras dejar abierta la espita del calentador en su domicilio de Orduña (Vizcaya). El parricida sufría depresiones a causa de la muerte de su esposa y estaba en paro.

[Crónica de ABC, el 23 de septiembre de 1991]

El 26 de noviembre de 1991, María Jesús Jiménez, de 29 años y raza gitana, mata a sus cuatro hijos arrojándolos al mar por un acantilado próximo a Salinas (Asturias). El 5 de noviembre de 1992, la Audiencia Provincial de Oviedo condenó a la acusada a 24 años de prisión tras considerar probado que, presa de un fuerte estado emocional, a causa de la situación de pérdida de afectividad y falta de recursos humanos, ahogó deliberadamente a sus hijos, que no cayeron accidentalmente al mar como un principio denunció la mujer.

[Crónica de ABC, el 29 de noviembre de 1991]

El 6 de junio de 1993, Antonio Vila, socio de una pequeña empresa de máquinas eléctricas, de 53 años, se suicida en su domicilio de Barcelona tras matar a su esposa, de 48 años, y a sus dos hijos, Jordi y Jaume, de 22 y 17 años. El presunto parricida escribió una nota en la que explicaba que cometía el acto por motivos económicos, aunque fuentes cercanas a la familia desmintieron este motivo.

El 1 de febrero de 1994, dos policías, uno de ellos en la reserva, asesinan al industrial David Fernández, a su esposa, a su hija y a la empleada de hogar, tras retenerles en su vivienda de Nigrán (Pontevedra) y recibir previamente de ellos 140.000 dólares.

[Crónica de ABC, el 6 de febrero de 1994]

El 19 de diciembre de 1994, el toxicómano Inocente Ruíz, de 36 años, asesina con arma blanca en su domicilio de Aravaca (Madrid) a sus padres y a su abuelo, con los que mantenía fuertes disputas y pedía dinero constantemente.

El 29 de junio de 1996, Francisco Robles G., de 47 años, asesina a tiros a su esposa y dos hijos de 20 y 21 años, después de una violenta discusión familiar en la localidad de Alameda (Málaga).

El 16 de octubre de 1996, un hombre de 41 años degüella en Las Palmas de Gran Canaria a su esposa, de 36 años, y a sus dos hijos, de 18 y 12 años, con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones y posteriormente intenta suicidarse cortándose las venas, sin lograrlo.

[Crónica de ABC, el 18 de octubre de 1996]

Desde el año 2000

El 1 de abril de 2000 se produce el conocido de «Crimen de la Catana». José Rabadán Pardo, de 17 años, mata con una catana japonesa a sus padres y a su hermana de 9 años, que padecía síndrome de Down, en el domicilio familiar de Murcia. En junio de 2001, el Juzgado de Menores de Murcia le condenó a doce años de internamiento en un centro terapéutico, con la limitación legal de 8 años, a los que seguirían otros dos de libertad vigilada.

El 20 de noviembre de 2001, un hombre de 38 años mata con un arma blanca a su mujer y a sus tres hijos, dos niñas y un niño de entre 5 y 11 años, en la localidad de Tuéjar (Comunidad Valenciana), tras mantener una «fuerte discusión» con su esposa.

El 7 de junio de 2004, Francisca B.M., de 35 años, es detenida en Melilla acusada de envenenar a su hija de 15 años, fallecida dos días antes. Posteriormente, confesó haber matado también a su marido (fallecido en enero de 2004) y a otra hija, de cinco meses en 1990. Otro hijo, de 12 años, fue hospitalizado a causa de una fuerte intoxicación, pero logró sobrevivir.

El 8 de junio de 2004, un matrimonio y su hijo de 12 años son hallados muertos con múltiples heridas de arma blanca en su domicilio de la capital burgalesa, situado en el quinto piso de un edificio de la céntrica calle Jesús María Ordoño. En junio de 2007 fue detenido en Orense, como sospechoso, otro hijo del matrimonio que en el momento de los hechos era menor de edad, aunque fue puesto en libertad días después.

[Crónica de ABC, el 9 de junio de 2004]

El 5 de noviembre de 2004, una pareja de etnia gitana, compuesta por dos menores de 17 años, y su bebé mueren a cuchilladas en el interior de un vivienda, situada en el número 33 de la calle de Sánchez Preciado, en el barrio de Tetuán, de Madrid.

El 13 de abril de 2005, un hombre de 35 años mata a golpes a su mujer y a sus dos hijos, de 6 y 12 años, en su vivienda de Elche (Alicante). El presunto agresor fue detenido ese mismo día cuando entraba en un banco.

El 29 de noviembre de 2005, un matrimonio y su hijo, propietarios de la Joyería Royo de Castelldefeles (Barcelona), fallecen a golpes de machete durante un atraco perpetrado por dos delincuentes que fueron detenidos poco después en las inmediaciones del lugar.

[Crónica de ABC, el 30 de noviembre de 2005]

El 17 de febrero de 2007, un hombre de 59 años mata con un hacha a su madre, esposa e hijo en la localidad toledana de El Real de San Vicente, y luego se desplaza a otra próxima, Talavera de la Reina, donde hirió a dos hijas, para finalmente suicidarse arrojándose por la ventana de un noveno piso. El supuesto agresor, Gregorio Ramos, se encargaba de toda la familia por sus problemas de salud, ya que la madre padecía alzheimer, su esposa tenía problemas en las piernas y dos de sus hijos sufrían depresiones.

El 16 de febrero de 2008, un hombre de nacionalidad italiana, de 49 años, mata a sus dos hijos, de 6 y 8 años de edad, así como a su pareja, en Adeje, en el sur de Tenerife, y a continuación se corta las venas y a continuación se arroja desde la azotea del adosado en el que vivía.

El 11 de julio de 2008, un hombre de 43 años mata a su esposa, de 39, y a sus dos hijos, de 6 y 4 años, en la localidad murciana de Yecla. El agresor usó un cuchillo para asesinarlos y cuando llegó la policía se disparó un tiro en la cabeza con una escopeta.

[Crónica de ABC, el 12 de julio del 2008]

El 17 de octubre de 2010 son hallados en un piso de Tarragona los cuerpos de una mujer y de sus dos hijos, de seis y dos años, en avanzado estado de descomposición y cubiertos de cemento. El presunto agresor, quien era el marido y padre de las víctimas, contaba con una orden de alejamiento y fue detenido días después.

El 26 de julio de 2011, un hombre de 40 años la emprende a tiros en Palomares, una pedanía del municipio almeriense de Cueva del Almanzora, contra un joven de 25 y sus padres, de 46 y 42 años, que fallecieron en el acto. El presunto homicida, que fue detenido, había presentado una denuncia por agresión contra un miembro del clan de las víctimas.

El 27 de enero de 2012, los Mossos d'Esquadra encuentran en un piso del Eixample barcelonés los cadáveres de un matrimonio de ancianos y de su nieta, de 16 años, en un escenario que sorprendió a los agentes por la brutalidad de las agresiones sufridas por las víctimas. El 24 de febrero fue detenido el supuesto autor de los hechos, un hombre que había mantenido una relación sentimental con la hija de los ancianos y tía de la niña.

[Los Mossos hallan tres cadáveres en un piso de Barcelona]

El 3 de marzo de 2013, un hombre de 34 años mata a sus padres y a su hermana en el domicilio familiar de Dos Hermanas (Sevilla). Al parecer, el agresor presentaba un trastorno genético de tipo psíquico.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.