«Escrito en el cielo», un mosaico literario de Madrid desde 1977

La ciudad, ese enjambre de biografías, ha sido una fuente de inspiración constante para la literatura, que ha ayudado a enriquecerla, a hechizarla, a engrandecerla. Allí, en el cruce entre la realidad y la ficción, están París y Baudelaire, Londres y Dickens, Dublín y Joyce, Lisboa y Pessoa: parejas que se retroalimentan. A Madrid se le pueden poner muchos apellidos, ya sean de hoy o de antaño. De hecho, si tan solo nos fijamos en los 40 años de democracia, no es difícil encontrar un centenar de narradores que hayan hecho un homenaje a la urbe.

Lo demuestra «Escrito en el cielo» (Alfaguara), un libro que celebra la presencia de Madrid en la prosa reciente a través de los textos de 154 autores hispanohablantes publicados desde 1977. Es un monumento de papel que coincide con la presencia de la capital como invitada especial en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara ?la más importante de la lengua española?, que se inaugura hoy en México.

«Esta es la novela de Madrid a lo largo del tiempo. Comienza con el reinado de Alfonso XIII y termina ahora mismo», explica el filólogo Fernando R. Lafuente, uno de los editores de la obra. «La imagen que proyecta es la de una ciudad abierta, poliédrica. Es una ciudad que cambia y que no cambia», continúa, antes de recordar que el criterio de selección ha dejado fuera la poesía y el ensayo en favor de la prosa.

Así, lo que se presenta es un conjunto de fragmentos de prosa que, ordenados cronológicamente según el periodo al que aluden, retratan la ciudad a lo largo de los siglos XX y XXI. Los textos se refieren a una gran diversidad de asuntos, personajes, costumbres y hechos históricos que recuerda a los «cadáveres exquisitos» de los surrealistas. «Es un mosaico que muestra cómo se ha contado desde la democracia», describe el editor.

Tal y como explica Lafuente, la literatura rescata a las ciudades del olvido, instalando hasta sus más pintorescos recovecos en la eternidad. «Cuando a James Joyce le preguntaron cuáles eran los méritos de su novela, contestó: ?No sé. Pero sí sé que si mañana se quemara Dublín, gracias a mi Ulises lo podrían reconstruir?. Y así es: los lugares que desaparecen permanecen para siempre en el papel». Aquí, a Madrid la salvan una gran variedad de firmas tanto recientes ?Juan Manuel de Prada, Jorge Edwards, Eduardo Mendoza o Lorenzo Silva?, como tristemente desvanecidas ?Francisco Umbral, Alfredo Bryce Echenique, Roberto Bolaño, Juan Carlos Onetti o Camilo José Cela?.

Sin embargo, más allá de este solemne propósito, el libro responde a una intención más urgente, comercial si se quiere: sacar a la luz lo mejor de Madrid en Guadalajara. «Al saber que era la invitada especial pensamos que se merecía este libro. Es una gran oportunidad», apunta el editor, que destaca las virtudes feria. «Es la mejor tanto por volumen de negocio como por el número de visitantes y la calidad de las actividades». Tan solo este año, se pasearán por la localidad mexicana 700 escritores de 41 países, entre los que sobresalen Paul Auster , Emmanuel Carrère o Sergio Ramírez, entre otros.

Pero la «gran oportunidad» de Madrid no solo está en México, sino también dentro de sus fronteras. «Hay una enorme oportunidad para Madrid y para la mucha cultura que se está haciendo. Es una ciudad con un potencial editorial cada vez más alto porque el nacionalismo catalán ha hundido a Barcelona como capital editorial en español», asevera. «Allí nació el Boom latinoamericano y hoy la presión del independentismo la ha arruinado editorialmente», concluye.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.