Entre el pedrismo y el pedrochismo

Siendo España un país extraordinario, un oasis de buen vivir no reconocido como se debería por sus habitantes, también es verdad que existen situaciones y personajes que dan bastante pereza. Hemos pasado las navidades entre los pequeños ridículos del pedrismo y los del pedrochismo. Ambos personajes tratan de de endilgarnos como modernos unos comportamientos de modé, que en realidad rezuman bastante caspilla.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.