El Pleno del Partido Comunista de China refuerza el poder de Xi Jinping

Tras cuatro días de reuniones a puerta cerrada en un hotel blindado de Pekín, este jueves ha concluido el Sexto Pleno del Comité Central del Partido Comunista de China. Con la vista puesta en el Congreso que dicha formación celebrará en otoño del próximo año, que marcará el ecuador del mandato de diez años de su secretario general y presidente del país, Xi Jinping, este ha reforzado aún más su poder.

En el comunicado difundido al término del encuentro, los casi 400 miembros del Pleno han llamado a los 80 millones de cuadros del Partido a «unirse en torno al Comité Central con el camarada Xi Jinping como su núcleo», según informa la agencia estatal de noticias Xinhua. Con esta singular denominación, que recuerda a la propaganda de la época de Mao Zedong, Xi se fortalece y vuelve a alimentar las especulaciones de que se perpetuará en el poder más allá del fin de su mandato, que en teoría concluye en 2022.

Para evitar que China vuelva a caer en una dictadura personalista como la de Mao, las normas no escritas del régimen establecen que el liderazgo sea colectivo y cada presidente, que además ocupa la secretaria general del Partido, gobierne durante una década. Al acabar el lustro de su primer mandato, como le ocurrirá a Xi Jinping el próximo otoño, este debería designar a su sucesor otorgándole un puesto en el todopoderoso Comité Permanente del Politburó, formado por solo siete miembros. De ellos, todos menos dos ? el propio Xi y el primer ministro, Li Keqiang ? habrían de retirarse en el Congreso del Partido del próximo año. Pero, a tenor de las interpretaciones que se hacen de la información oficial difundida por el hermético régimen chino, numerosos expertos sospechan que Xi Jinping está dispuesto a romper las reglas del juego para aferrarse al poder más allá de 2022.

Una anomalía

Aunque se trataría de una anomalía en un régimen colectivo como el chino, donde las decisiones se toman de forma colegiada para satisfacer a todas las facciones del Partido Comunista, no sería la primera vez que Xi Jinping marca su propio camino. Con un carácter más fuerte que su antecesor, Hu Jintao, ha violado la norma escrita que impedía perseguir a líderes retirados metiendo entre rejas de por vida al anterior responsable de la Seguridad del Estado, Zhou Yongkang. Como también ha recortado el poder de la Liga de la Juventud Comunista, de donde han salido importantes figuras del régimen, los analistas sospechan que Xi Jinping podría romper el equilibrio entre las distintas facciones del Partido para perpetuarse.

En el poder desde 2012, el presidente Xi emula a sus 63 años el autoritarismo de Mao Zedong, el «Gran Timonel» que dirigió China casi tres décadas. Además de aplastar a los disidentes y abogados defensores de los derechos humanos para eliminar toda oposición política, ha lanzado una purga contra la corrupción para liquidar a sus rivales dentro del Partido Comunista. Desde que ocupó el cargo, un millón de cuadros y funcionarios han sido castigados por corrupción . Entre ellos destacan altos cargos estatales, provinciales e incluso militares, como el antiguo número dos del Ejército, el general Xu Caihou, quien falleció el año pasado mientras era investigado.

Para seguir luchando contra la corrupción, el Sexto Pleno ha aprobado también dos documentos sobre la disciplina del Partido Comunista: uno incluyendo las nuevas normas de la vida política y otro recogiendo las regulaciones sobre las inspecciones internas. «La vida política es la base de un gobierno estricto del Partido», recuerda una tribuna de Xinhua, que advierte de que «con estas investigaciones severas, el Partido Comunista lanza el mensaje de que está decidido a atajar la corrupción, que podría amenazar su propia supervivencia y la del Estado».

Tras reforzar su poder en este Pleno, Xi Jinping, hijo de un héroe revolucionario purgado por Mao, podría convertirse el próximo año en el nuevo «Gran Timonel» de China.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.