El Papa, sobre su proyecto educativo: 'Soy servidor de un mundo destrozado'

Nunca falta el protocolo en el Vaticano. Esta vez, toca entrar por la Puerta del Santo Oficio, ubicada a la izquierda de la imponente Basílica de San Pedro, la misma que conduce a Santa Marta, a la entrada de los jardines vaticanos y a tantos sitios desconocidos e increíbles, no de ese pequeño estado, sino mundo insondable llamado Vaticano.

Los protagonistas son seis estudiantes españoles que se reúnen con el Papa para decirles qué y cómo sienten. Así de simple e importante. Seis jóvenes elegidos por sorteo de un total de 300 alumnos de diferentes colegios públicos y privados, laicos y de todas las confesiones religiosas de la Comunidad de Madrid. La idea de llevar esas miradas llenas de ilusión y esos manojos de nervios y de preguntas es de José María del Corral, director de Scholas Ocurrentes, la fundación creada por el Papa Francisco para «rehacer de forma armónica el pacto educativo». «Quiero felicitarlos porque mostraron a España y al mundo que juntos llegaron a consensos y soluciones en solo dos semanas», les dijo del Corral a los seis adolescentes.

«El bullying se está normalizando»

Nadie quiere llegar tarde a la cita. Después de un paseo casi de carrera por los Museos Vaticanos, con un repaso a la Capilla tan efímero que enojaría a Miguel Ángel, toca partir hacia la Puerta del Santo Oficio. Después de las fotos obligadas a las puertas de la Basílica empiezan los controles. Un desfile de hombres prolijamente vestidos y de mujeres de negro estricto, algunos con llamativos regalos como pelotas, un cinturón de «campeón por la paz» de boxeo y varias camisetas, llegan jóvenes ansiosos por tener su esperado encuentro con el Papa. Madres y padres los acompañan, tan nerviosos e ilusionados por sus hijos.

Marina Padilla, del colegio Nuestra Señora del Pilar, confiesa antes del encuentro, en alguna sala del museo que está pensando en qué le va a decir al Papa. «Me bloqueo», lamenta. Es la misma que una hora después mirará al Santo Padre a los ojos y hablará con una soltura y fluidez admirable, una capacidad de oratoria que casi obligaba a comprobar si no se escondía algún guión por allí. Pero no. Ella, como los otros cinco alumnos que viajaron en representación de 300, hicieron suyo el proyecto de Scholas Ciudadanía, que aterrizó en España hace algo menos de un mes, de la mano del arzobispo de Madrid, aconsejado por el Papa para ponerlo a prueba en nuestro país.

Del encuentro de todos los jóvenes en una sola aula surgieron dos problemáticas cuyas propuestas para solucionarlas plantearon a Francisco: deficiencias en el sistema educativo y presión social (sobre todo «bullying»). «El "bullying" se está normalizando y pasamos de ello. Escuchamos estos días historias de suicidios, por eso esto no puede normalizarse. Scholas nos dio voz y alas, muchas veces nos dicen que somos chicos pero no debemos esperar para alzar nuestra voz», dice una muy segura Marina. « Los jóvenes somos la llave del futuro », concluirá Enrique Fuentes Magro (del IES Carrascal), idea que repetirá Francisco en más de una ocasión.

«El futuro es de ustedes»

«La interculturalidad une, el catolicismo cerrado no tiene futuro. Hay que incluir y la llave la tienen ustedes los jóvenes», contestó Francisco no sin antes referirse quienes critican a Scholas: «¿Qué hace el Papa en este rejunte? ¿La Iglesia se le cae a pedazos y hace proselitismo?», ironizó. «Soy el servidor de los servidores de Dios. Soy servidor de un mundo que se está destrozando», lamentó. Pero también les dio las riendas del cambio a los jóvenes presentes: «El futuro es de ustedes».

Durante el encuentro con los jóvenes, el Santo Padre también anunció el próximo partido de fútbol poros paz, que tendrá lugar en el Estadio Olímpico de Roma el próximo 29 de mayo. Ronaldinho fue otro de los que se llevó todas las miradas en el encuentro de ayer en la Academia Pontificia de las Ciencias y también se anunció «Scholas Arts», una nueva iniciativa de Scholas, esta vez, enfocada en la creatividad que viene a completar las áreas en las que esta organización del Papa se viene enfocando: fútbol, tecnología y arte. Además, la experiencia de estos jóvenes madrileños, que son los primeros de Europa, llegará a las 24 provincias argentinas este año, confirmado por el ministro de Educación Argentina allí presente, Esteban Bullrich y a México, país que recibirá al Papa el próximo 12 de febrero.

Marina vuelve a casa después de haber estado con el Papa. Visitó a última hora la Fontana di Trevi, se hizo selfies con los amigos y ahora toca volver a Madrid. No se le quita la sonrisa ni el buen humor. «Estoy feliz. Preparé mucho esta visita, fui a ver a un amigo marianista del Papa. Me dijo que fuera espontánea, que dejara claras mis ideas pero sin aprenderme el discurso, que a Francisco le gustaba la espontaneidad». Y así fue.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.