El Gobierno saudí descarta modificaciones en el AVE a La Meca

Tras la polémica de las últimas semanas por los problemas de acumulación de arena en una parte del trazado (algo para lo que el consorcio formado por una docena de compañías españolas dice haber encontrado soluciones desde hace tiempo, pese a los desencuentros entre las empresas que construyen las vías para asumir el coste de las medidas técnicas), el operador ferroviario SRO (Saudi Railways Organization) ha salido en defensa de los trabajos realizados en el tren de alta velocidad entre La Meca y Medina.

«Ninguna de las pruebas realizadas ha mostrado la necesidad de modificar la vía del tren de alta velocidad Haramain», subrayó un funcionario de esta sociedad pública, cliente final de la obra adjudicada por un importe inicial de 6.700 millones de euros, según recogió esta semana el diario local «Saudi Gazette». El representante de SRO, que no se refiere específicamente a ninguno de los problemas potenciales del proyecto, señala que se han llevado a cabo varias pruebas en el trazado, para comprobar las prestaciones técnicas y de seguridad de la infraestructura, sin que se hayan encontrado deficiencias en el desarrollo de la obra.

Asimismo, el portavoz de la compañía ferroviaria avanzó que en breve se abrirán para las primeras visitas al público las estaciones de Yeda, La Meca y Rabigh, con el propósito de «educar» a los futuros usuarios sobre la utilización del tren de alta velocidad y familiarizarlos con «sus enormes instalaciones», de manera que contribuyan a la conservación.

La aparición en los medios de comunicación españoles de fotografías de una parte del trazado sepultada por la arena dio paso a una polémica sobre un problema que, más que poner en duda la capacidad técnica del consorcio español para resolver un problema con el que se contaba desde el inicio de las obras a finales de 2013, ha reavivado las desavenencias en las relaciones siempre tensas entre las empresas constructoras, principalmente OHL y Copasa, por el coste de las soluciones adicionales técnicas a las ya puestas en marcha (la instalación de una placa de hormigón en sustitución de balasto en los tramos más problemáticos, la construcción de un muro y zanjas para impedir que la arena se amontone y las labores de mantenimiento cuando entre en servicio, que deberán ser permanentes). Fuentes del consorcio explican que ya se ha logrado consenso en este punto: OHL y Copasa asumirán al 50% el coste de estas medidas.

Negociación de sobrecostes

Por el contrario, aún no existe un acuerdo con el Gobierno saudí sobre los sobrecostes en los que, según las firmas españolas, ha incurrido el consorcio por la construcción de talleres y cocheras, no previstos inicialmente en el contrato, y la anticipación de la puesta en marcha del servicio de alta velocidad, como solicitó Arabia Saudí. En este último punto, subrayan estas mismas fuentes, la semana pasada se produjeron «avances» en la pretensión de las empresas españolas de que Riad «reconozca en una modificación del contrato» su exigencia de adelantar los plazos. De momento, no precisan qué cifra solicitará en su conjunto el consorcio en concepto de sobrecostes.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.