El atributo que los dinosaurios usaban para ligar

Mírame, soy fabuloso. ¿No te gusto? ¿No te parezco imponente? Un mensaje parecido es el que los dinosaurios pretendían lanzar a sus posibles parejas y al resto de la manada a través de la exhibición de grandes atributos ornamentales, como los cuernos y crestas en la cabeza. Desde hace tiempo, los paleontólogos sospechan que estas estructuras tan llamativas eran utilizadas como letreros luminosos durante el cortejo y para afirmar el dominio social, pero ahora han podido demostrarlo. Por primera vez, científicos de la Universidad Queen Mary de Londres han vinculado la función de la anatomía con la selección sexual en los dinosaurios.

Y lo han hecho estudiando el crecimiento de una especie, el protoceratops, un pequeño dinosaurio que vivió a finales del período Cretácico, hace más de 70 millones de años. Con un tamaño similar al de una oveja, medía alrededor de 2 m desde el hocico hasta la punta de la cola. En concreto, los investigadores analizaron 37 muestras de fósiles de esta especie encontrados en la Formación Djadochta, en el desierto del Gobi.

Los protoceratops tenían un gran volante óseo que se extendía desde la parte posterior de la cabeza sobre el cuello. El estudio de fósiles de ejemplares de diferentes edades, desde bebés hasta adultos, reveló que los adultos tenían volantes desproporcionadamente grandes en relación a su tamaño. La investigación, publicada en la revista Palaeontologia Electronica, muestra que el volante estaba ausente en las crías y de repente aumentaba de tamaño a medida que los animales alcanzan la madurez, lo que sugiere que su función estaba ligada a la selección sexual.

Los científicos creen que ese fantástico volante podría haber sido utilizado para atraer a las parejas adecuadas mostrándoles sus mejores atributos o para ayudar a afirmar una posición dominante en las interacciones sociales. «Los paleontólogos han sospechado durante mucho tiempo que muchas de las características extrañas que vemos en los dinosaurios estaban vinculadas a la exhibición sexual y al dominio social, pero esto es muy difícil de demostrar. El patrón de crecimiento que vemos en los Protoceratops coincide con las estructuras de señalización observadas en numerosas especies vivientes diferentes y forma un patrón coherente desde animales muy jóvenes a adultos de gran tamaño», explica David Hone, profesor de Zoología de la Facultad de Ciencias Biológicas y Químicas en Queen Mary.

Los investigadores evaluaron el cambio en la longitud y la anchura del volante en cuatro etapas de la vida: los bebés neonatos, animales jóvenes, casi-adultos y adultos. El volante no solo cambiaba de tamaño, sino también de forma, volviéndose proporcionalmente más ancho a medida que el dinosaurio se hacía mayor.

Según Rob Knell, experto en Ecología Evolutiva, también de la Escuela de Ciencias Biológicas y Químicas, «los biólogos se están dando cuenta cada vez más de que la selección sexual es una fuerza enormemente importante en la conformación de la biodiversidad, tanto ahora como en el pasado. La selección sexual no solo cuenta para la mayor parte de los rasgos más extraños, bonitos e impresionantes que podemos ver en el reino animal, también parece desempeñar un papel en la determinación de cómo surgen nuevas especies, y hay cada vez más pruebas de que también tiene efectos sobre las tasas de extinción y en las formas en las que los animales son capaces de adaptarse a entornos cambiantes».










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.