El alumno ejemplar: «Era reservado y distante, pudo ser un brote psicótico»

Era un «alumno ejemplar» hasta que este viernes irrumpió en clase con un cuchillo de cocina de quince centímetros de[…]

Era un «alumno ejemplar» hasta que este viernes irrumpió en clase con un cuchillo de cocina de quince centímetros de hoja y atacó a cinco de sus compañeros, que resultaron heridos leves y ya cuentan con el alta médica. La Guardia Civil maneja como principal hipótesis que el joven, un estudiante de Bachillerato de 17 años del Insituto público Las Fuentes de la localidad alicantina de Villena, reaccionó de esa forma violenta ante un presunto caso de «acoso escolar».

Algunos compañeros apuntan a que habría sido objeto de «bromas» reiteradas por sus buenas calificaciones: le llamaban «empollón» de forma despectiva. Según fuentes de la Guardia Civil consultadas por ABC, en su expediente figura un «currículo académico brillantísimo».

Posible trastorno

Con todo, no se descarta la línea de investigación relacionada con supuestos «problemas en el entorno familiar» del chico o que hubiera sufrido algún tipo de trastorno mental. Con tal fin, fue trasladado al hospital de Elda para realizarle un análisis psicológico y averiguar si sufrió un «brote psicótico». Tras ser atendido de unas heridas en la mano, el menor fue derivado al hospital de la Vega Baja en Orihuela, donde fue ingresado en la Unidad de Salud Mental Infantil. No quedó detenido, ya que el centro cuenta con medidas de seguridad apropiadas, según comunicó la Guardia Civil a la Fiscalía de Menores de Alicante, que informó de que el estudiante no tiene antecedentes delictivos ni expedientes abiertos por protección.

Según explicaron desde el centro educativo a los agentes, el agresor es un «alumno ejemplar que nunca ha sido problemático». Sin embargo, todo cambió ayer cuando, pasadas las 9.00 horas de la mañana, irrumpió en el aula tras dar un portazo al poco de comenzar la clase de Geografía e Historia. «Miró a la clase fijamente, sacó un cuchillo y empezó a armar el alboroto mientras que solamente gritaba intentando hacer daño. Quería generar el caos». Así relató los hechos su compañero de pupitre, quien, gracias a sus conocimientos de judo, pudo reducir al agresor, que hirió a cinco compañeros y posteriormente se autolesionó. Otras dos alumnas y una profesora de 54 años tuvieron que ser atendidas por los servicios sanitarios al sufrir crisis de ansiedad.

Pese a sentarse juntos, el chico que resultó herido en el abdomen al evitar una tragedia declaró desconocer los motivos de la actitud violenta de su compañero. El joven reconoció que no veía una explicación clara a las agresiones, aunque subrayó que algunos compañeros le decían al arrestado que «sacaba buenas notas y que solía vestir bien». La Guardia Civil cree que los «sobresalientes» del menor y su carácter reservado le pudieron convertir en víctima de un caso de acoso escolar, del que no constan denuncias. Otros alumnos confirmaron que el agresor había sido objeto de chanzas: «Daba la impresión de que ha pensado que tenía que hacerlo hoy (por ayer) y ha sido el día». «Qué notas tan altas sacas» o «vaya chaqueta ?gordica? que llevas» son algunos de los comentarios que algunos alumnos le hacían, según este compañero, quien, no obstante, no cree que el arrestado sufriera «bullying».

«Es reservado y distante»

El alcalde de Villena, Javier Esquembre, remarcó, por su parte, que el joven siempre había mostrado «un comportamiento normal» y estaba «integrado» en el ambiente escolar, pese a lo cual se mostraba «un poco reservado y era distante y solitario».

La Consejería de Educación de la Generalitat activó un protocolo especial con psicólogos que trataron a los jóvenes y que permitió, tras el pánico inicial, que se reanudaran las clases, salvo la del grupo del joven agresor.

Publicidad

Más información

En portada

Noticias de