Detenido un hombre como presunto asesino de una mujer en Toledo

«Me gustaría saber quién lo ha hecho, porque no sospecho de nadie». Abdul es la pareja sentimental de Mercedes Martín Ayuso, madrileña de 41 años, que murió esta mañana tiroteada dentro de su turismo al recibir varios disparos de arma corta. Acababa de salir de su casa en Las Ventas de Retamosa (Toledo) para llevar a su hijo pequeño, de 12 años, al colegio de este pueblo de casi 4.000 habitantes. El menor, que viajaba en el asiento del copiloto, resultó herido en ambas piernas.

Horas más tarde, a más de 300 kilómetros de Las Ventas de Retamosa, un hombre fue detenido como presunto autor del tiroteo. Se había visto involucrado en un accidente de tráfico en la A-3, en sentido Valencia, a la altura de Fuenterrobles, a unos 20 kilómetros de Utiel. Finalmente, en la estación de autobuses de esta localidad valenciana la Guardia Civil lo arrestó sobre las 18.00 horas. El sospechoso fue trasladado a los calabozos de la comandancia de Toledo, ya que su equipo de Policía Judicial lleva la investigación.

[Reportaje gráfico de Ana Pérez Herrera]

Los hechos se desencadenaron a las 8.45 en una rotonda de la urbanización Monteviejo III, en la confluencia de las calles Fuensalida y Casarrubios del Monte, a 180 metros de la vivienda que la mujer compartía con Abdul y dos hijos de ella. Mercedes acababa de salir de su casa, un chalé de dos plantas en una zona de viviendas unifamiliares. Conducía un turismo Kia Río gris plata y llevaba a su hijo pequeño al colegio.

Miembros de la Policía Judicial de Toledo, en el lugar del crimen
Miembros de la Policía Judicial de Toledo, en el lugar del crimen - Ana Pérez Herrera

Sin embargo, en la primera rotonda que Mercedes se encontró, alguien le descerrajó varios disparos de arma de fuego a muy corta distancia. Algunos vecinos hablaban de que el criminal se había bajado de un coche tras cruzarlo en la calle. En cualquier caso, la persona que ejecutó su acción lo hizo a través de la ventanilla del piloto, que la reventó con el primer impacto. Mercedes recibió al menos un disparo en la cabeza y otro en el tórax, mientras que su hijo resultó herido en ambas piernas, según fuentes consultadas. Una bala atravesó su pierna izquierda y se alojó luego en la derecha.

Algunos vecinos escucharon una ráfaga de disparos, que confudieron con unos petardos y con el ruido de una hormigonera, porque hay varios obreros en la zona. Precisamente unos trabajadores que había a pocos metros de la rotonda se acercaron rápidamente a atender a las víctimas. También se encargaron de desviar el tráfico de los vehículos conducidos por los padres que a esa hora llevaban a sus hijos al colegio público Santiago Paniego, a cinco minutos en coche.

Un agente vestido con un mono blanco fotografía la zona
Un agente vestido con un mono blanco fotografía la zona - Ana Pérez Herrera

A Abdul, que dormía en casa, lo despertó algún conocido. «Vístete, vas a ver algo muy desagradable», le avisó. Mercedes tenía parte de su cuerpo fuera del coche, según un testigo, ya que las personas que auxiliaron al niño también abrieron la puerta del piloto. El pequeño fue evacuado en una UVI móvil de Illescas al hospital Virgen de la Salud de Toledo, donde fue intervenido quirúrgicamente, según algunos familiares.

«¡Pero qué ha hecho mi hija!», gritaba desconsolada la madre de Mercedes junto al cordón policial mientras veía el coche a 70 metros. Amigos y familiares llevaron un par de sillas y una jarra de plástico con agua mientras esperaban que agentes de la Guardia Civil terminasen una minuciosa inspección ocular. Miembros de la Policía Judicial de Toledo, que se han hecho cargo del caso, emplearon más de tres horas para recoger vestigios en el lugar del crimen antes del levantamiento del cadáver.

El cuerpo de Mercedes fue trasladado a la sala de túmulos del hospital Virgen de la Salud, situada en la planta baja, para realizarle radiografías. Una planta más arriba, en el servicio de urgencias, su hijo era atendido de las heridas.

Esta tarde, el exmarido de Mercedes, padre del menor herido, ha declarado voluntariamente en la Comandancia de Toledo y se ha marchado después.

Aunque algunos medios de comunicación han apuntado la violencia de género como móvil, los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.