Cospedal subraya la unidad del PP frente a los «Pimpinela de Vistalegre»

El XVIII Congreso del PP se ha abierto en la tarde de este viernes en un clima de unidad, que se ha visto amplificado por lo que está ocurriendo en otros partidos. En la Caja Mágica de Madrid, María Dolores de Cospedal no ha querido desaprovechar el entorno para comparar a Mariano Rajoy con Rafael Nadal, protagonista de tantos éxitos en ese escenario. En su discurso para defender su informe de gestión, la secretaria general del PP ha exhibido la unidad y fortaleza de su partido, «faro y pararrayos» del Gobierno de Rajoy, según ha subrayado. Frente al PP ha situado a otros como los «Pimpinela de Vistalegre».

La atención en este congreso está centrada precisamente en Cospedal, aunque todas las quinielas, sin excepciones, apuntan a que seguirá siendo secretaria general, cargo que ocupa desde 2008. Es una decisión que depende de Rajoy, como han recordado todos, y el presidente ha dejado claro que no tiene intención de desvelar hoy la composición de su equipo. Habrá que esperar a este sábado.

Más allá de la duda sobre su número dos, tres y siguientes, el congreso del PP transcurre en una paz absoluta, sin sobresaltos, y con ausencias destacadas. La principal, la de José María Aznar, que en diciembre renunció a su puesto como presidente de honor. Ahora ni está, ni tampoco se le espera, y la organización ni siquiera ha invitado a FAES.

El informe de gestión de Cospedal ha sido aprobado por unanimidad, según ha informado la presidenta del congreso, Cristina Cifuentes. Así está siendo todo: unanimidad o quizás dos o tres votos en contras en algunas votaciones, entre los más de 3.100 compromisarios que se han dado cita en Madrid hasta el próximo domingo.

Cospedal ha comparado la unidad de su partido, «única» en el escenario político español, con la situación de otras formaciones, como Podemos, «los Pimpinela de Vistalegre». Cospedal ha asegurado que los populares se llevan «bien», para ellos lo importante es el «proyecto» y no los nombres propios ni los «personalismos». «Han intentado agrietarnos enemistarnos, partirnos, fracturarnos... ¿Pero quién ha pensado que nosotros vamos a ser como los Pimpinela de Vistalegre?», ha comentado Cospedal en clara alusión a la batalla interna de Podemos.

Ha tenido alguna alusión, más o menos velada, a Ciudadanos, y así se ha preguntado quién ha pensado que el PP podía ser un partido «cambiante de ideología según soplara el aire», o que estaría dispuesto a «tripartitos o pentapartitos» con tal de gobernar. Respecto al PSOE, la secretaria general del PP se ha guardado bastante de enviar ataques ni siquiera dardos.

En cuanto a la corrupción, Cospedal ha reivindicado su papel, y también la reacción contundente del PP durante estos últimos años, pero ha reconocido que ha faltado agilidad frente a algunos casos. «En alguna ocasión no fuimos lo ágiles que la sociedad demandaba. Otros nunca han sido ágiles», ha señalado.

La secretaria general ha recordado que su partido cometió «errores» y pidió perdón a la sociedad española. «Hicimos propósito de enmienda y el Gobierno aprobó la mayor batería anticorrupción de la democracia. Nadie envuelto en ese tipo de casos sigue hoy en nuestras vidas. Y hemos hecho de la necesidad virtud. Ante la corrupción sólo cabe vigilancia, firmeza y condena sin reservas».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.