Cospedal, sobre el accidente del Yak: «Pido perdón en nombre del Estado»

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, consumó ayer en el Congreso de los Diputados su golpe de timón a la respuesta política que hasta ahora habían mantenido los gobiernos del PP respecto al caso del Yak-42.

«Siguiendo el dictamen del Consejo de Estado, voy a reconocer la responsabilidad patrimonial de la Administración», aseguró la ministra en su intervención en una Comisión de Defensa a la que asistieron familiares de los 62 militares españoles fallecidos en el siniestro del vuelo acaecido sobre la ciudad turca de Trebisonda cuando regresaban de su misión en Afganistán el 26 de mayo de 2003.

En una segunda intervención, y tras las críticas de los portavoces del PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos -Antonio Hernando, Albert Rivera y Pablo Iglesias- por la ausencia de petición explícita de perdón en su exposición inicial, Cospedal pidió «perdón en nombre del Estado por no haber reconocido con anterioridad la responsabilidad del Estado a los familiares y lo hago de corazón; no es la soberbia uno de mis defectos».

«Cerrado un círculo»

Posteriormente, Cospedal volvió a pedir perdón «en nombre del Estado» a los familiares de los treinta militares cuyos restos fueron erróneamente analizados. Recordó que las tres personas responsables ya fueron condenadas penalmente, «uno de ellos ya ha fallecido mientras que los otros dos fueron indultados» por el Gobierno de Rajoy de su inhabilitación para continuar la carrera militar.

De este modo, «y teniendo la obligación moral de honrar la memoria de las víctimas», la ministra de Defensa daba por «cerrado un círculo» que comenzó con el informe del Consejo de Estado, siguió con la inicial asunción pública de sus conclusiones por parte de la ministra, una posterior reunión con los familiares de las víctimas en sede ministerial y tuvo como penúltimo capítulo, el pasado jueves, la renuncia del exministro de Defensa Federico Trillo de su puesto como embajador en el Reino Unido para «no interferir en la acción del Gobierno».

Hay que recordar que el dictamen del Consejo de Estado, de fecha 20 de octubre, concluyó que existían «hechos que habrían permitido a la Administración ponderar el especial riesgo concurrente en el transporte de tropas que se produjo el accidente. Dicho con otras palabras pudieron ser advertidas circunstancias que habrían llamado a la adopción por los órganos competentes de medidas que pudieran haber despejado el riesgo que se corría». El dictamen fue aprobado por unanimidad por todos los miembros del Consejo de Estado, incluido el exministro del PP José Manuel Romay Beccaría.

En una sesión que levantó gran expectación, la ministra de Defensa recordó que el dictamen del Consejo clarifica que «no fueron las circunstancias relativas al estado y mantenimiento del aeronave las causantes directas o indirectas del siniestro sino la preparación de la tripulación y cansancio de los mismos». Asimismo informó que nunca se llegó a pagar los 149.000 euros del vuelo, ya que la compañía tras el accidente nunca los reclamó.

Sobre la responsabilidad patrimonial del Ministerio de Defensa reconocida, Cospedal recordó que no supondrá el restablecimiento de compensación económica alguna a los familiares de las víctimas pues éstas ya estaban ajustadas a derecho, en diferentes causas judiciales, con anterioridad al dictamen del Consejo de Estado.

La «llama» de las víctimas

La ministra, que en ningún momento de sus intervenciones mencionó al exministro Trillo, quiso rendir tributo a la Asociación de las Víctimas del Yak-42, algunos de los cuales se encontraban en la misma sala: «Son ellas las que han mantenido la llama».

Cospedal les prometió «apoyo y compromiso inquebrantable» y llegar a todas las conclusiones que podamos, aunque no sé si llegaremos a muchas más que hace catorce años». Avanzó que emitirá una resolución que espera «mitigue al menos una parte del dolor», porque «las víctimas lo merecen, las familias lo necesitan y la sociedad nos lo pide».

Tras la petición de perdón por parte de la ministra -que hizo extensible a su grupo político el portavoz popular en la Comisión de Defensa, Ricardo Tarno- todos los partidos agradecieron la nueva postura del Ministerio de Defensa. Aunque algunos como Hernando e Iglesias pidieron que fuese el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien haga «una petición solemne de perdón».

Iglesias, que se levantó para darle a la ministra las 32 preguntas que sobre el Yak-42 le hizo, reconoció las «agallas» por presentarse en la Comisión de Defensa para tratar el asunto del Yak-42, aunque insitió en que aún pedirán comisiones para que se investiguen los interrogantes que penden sobre las muerte de estos 62 militares españoles.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.