Compromís y Podemos, un divorcio anunciado en Valencia

Compromís no reeditará el acuerdo con Podemos con el que concurrió en una candidatura conjunta a las últimas elecciones generales bajo la marca «A la valenciana». La formación liderada por Mónica Oltra ha decidido -aunque no formalmente- concurrir en solitario a los comicios autonómicos previstos para el 26 de mayo del próximo año. La estrategia de Compromís pasa por no identificarse en las papeletas con el partido de Pablo Iglesias y esbozar un discurso plenamente valenciano.

En el episodio de la controvertida compra del chalet del secretario general de Podemos e Irene Montero tanto Oltra -con su silencio- como el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ya marcaron distancias con quienes fueron sus compañeros de candidatura y mítines en las últimas elecciones generales. Una alianza que no volverá a repetirse dentro de un año.

El portavoz de la formación nacionalista en las Cortes Valencianas, Fran Ferri, ya ha verbalizado que las preferencias de Compromís pasan por «ofrecer una diversidad de programas y representar la pluralidad de la izquierda valenciana». Por contra, el secretario general de Podem, Antonio Estañ, aboga por una confluencia con Compromís y Esquerra Unida, que a día de hoy se antoja inviable.

Más allá del tacticismo político, Compromís pretende rentabilizar en las urnas una legislatura de gestión frente a Podemos, que optó por no entrar en el Ejecutivo. Mónica Oltra, de hecho, ya ha mostrado las cartas del que será uno de sus lemas en su próxima cita electoral: «La fuerza de la dignidad y el buen gobierno».

Imagen de Mónica Oltra tomada el pasado fin de semana en Alicante
Imagen de Mónica Oltra tomada el pasado fin de semana en Alicante - ABC

En las últimas elecciones autonómicas Compromís logró diecinueve escaños, cuatro menos que el PSPV, que cosechó 52.000 votos más. El pacto entre ambos partidos permitió al socialista Ximo Puig ser investido presidente de la Generalitat gracias al respaldo de Podemos.

La primera presidenta de la historia

Las formaciones de izquierdas están dispuestas a reeditar el «Acuerdo del Botánico» si la aritmética lo hace viable la noche del 26 de mayo de 2019, pero en ningún caso irán juntas a los comicios, salvo un posible pacto entre Podemos y Esquerra Unida.

En el caso de sumar los 50 escaños necesarios, la izquierda repetiría un esquema de Gobierno similar. El reto de Compromís pasa por superar en apoyos al PSPV para convertir a Mónica Oltra en la primera presidenta de la Generalitat de la historia.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.