Chipre: Europa vuelve a la primera línea de fuego

Si los depositantes chipriotas se ven obligados a pagar hoy, ¿Por qué no mañana los inversores españoles o italianos?

"Una mentira da la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los pantalones". Sir Winston Churchill.

Europa ha vuelto a primera página de la mano de Chipre, un paraíso fiscal con todo un sistema bancario opaco que se encuentra regulado por leyes especiales que les conceden una mayor libertad en sus operaciones, además de un tratamiento fiscal mucho más favorable. Se trata de instituciones bancarias dirigidas al cien por cien para captar depósitos e inversiones de personas y empresas no residentes que buscan evadir impuestos, políticos corruptos y gente tratando de escapar de la agitación política o social en su país de origen. Una vez que estos bancos reciben el dinero, éste no sale, es decir, no se le presta a una persona local que quiere comprar una casa. En su lugar, ese dinero se va a comprar títulos de alta calidad que son ofrecidos desde cualquier "Goldman Sachs" del mundo. Desgraciadamente, casi todo lo que compraron en los años 2006 y 2007 resultó ser basura y terminaron perdiendo mucho dinero. Pero para colmo de males, muchos de sus ricos clientes han quedado atrapados con la crisis y necesitan dinero. Es por ello por lo que los bancos han perdido por ambos lados y han sido exprimidos durante meses y ahora han llegado al punto de necesitar un rescate.

Hasta ahora, el BCE ha acudido al rescate de Portugal, Irlanda, Grecia, España e Italia. Pero esta vez es diferente. Diecisiete ministros de Finanzas de la Eurozona decidieron inicialmente que cada depositante chipriota (grandes y pequeños ahorradores) pierda una parte de su dinero. La población de Chipre se enfrenta ahora por lo tanto a una confiscación parcial de sus depósitos, así como a muchos años de austeridad en virtud del préstamo de rescate de 10.000 millones de euros por parte de la Unión Europea.

Fue hace menos de un mes cuando el Presidente Chipriota, Nikos Anastasiadis, explícitamente prometió en su campaña electoral que los depositantes estaban a salvo. Y lo que es peor, que los depósitos de menos de 100.000€ gozaban de una protección por parte de la legislación comunitaria. Los bancos chipriotas han congelado cerca de 5.800 millones de euros imponiendo unos controles de capitales como límites a extracción de efectivo por cajero automático a 1.000€/mes y prohibiendo las transacciones electrónicas, que se supone son ilegales según las normas del mercado único de la UE. Por tanto, una vez más, el ciudadano debe pagar por los pecados de los banqueros mientras que ninguno de ellos es investigado por las posibles irregularidades realizadas.

Esto nos lleva al meollo de la cuestión. El formato del rescate está todavía por concretar en varios niveles. Y lo más importante, aún persisten grandes dudas sobre las repercusiones. Si los depositantes chipriotas se ven obligados a pagar hoy, ¿Por qué no mañana los inversores españoles o italianos? Los chipriotas han estado haciendo colas masivas ante los cajeros automáticos durante todo el fin de semana hasta que han vaciado todos los cajeros. Esto siempre es un espectáculo increíble y aterrador donde quiera que se produzca pero nada comparable con la ira que puede surgir posteriormente. No sé cómo reaccionará la gente cuando los bancos abran de nuevo (ayer fue festivo y el gobierno ha declarado hoy y mañana el cierre forzoso de la banca también). Los temores de contagio a otras partes de la Eurozona son muy reales y me interesa mucho ver si se forman colas en los cajeros de nuestro país o en Italia.

Países como España e Italia vienen sufriendo desde el 2007. En nuestro país el desempleo supera el 26% y en Italia casi el 12%. Y estas cifras se disparan por encima del 50% si eres menor de 25 años. Todos hablan de mejora, y puede que sea cierto en Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega, pero no lo es en España e Italia y esto se refleja en sus respectivos mercados:

Publicidad
Publicidad

Ninguno de los dos índices está, ni por asomo, cerca de disfrutar del éxito visto en el Dow. Además ambos índices han sufrido recientemente una ruptura bajista de corto plazo. Por último, parece ser que los indicadores técnicos (RSI, MACD e histograma) están más débiles en Italia que en España y sospecho que se debe a la exposición. Italia es el tercer mayor mercado de bonos del mundo y su quiebra sería desastrosa.

¿Hay alguna posibilidad de que España se recupere? Esto depende de dos cosas, de la construcción y del turismo. Y tal y como se puede ver en el siguiente gráfico, no hay ni tan siquiera un atisbo de recuperación en la construcción:

Publicidad

Fuente: www.colectivoburbuja.org

Y dado el hecho de que los bancos españoles no tienen nada de dinero para prestar, me temo que esto no va a cambiar pronto.

Por lo que respecta al turismo, tampoco puedo ser muy optimista a la vista de la tasa de variación interanual de pernoctaciones en los establecimientos hoteleros publicados recientemente por el INE:

Publicidad

Italia por su parte sobrevive gracias a la exportación, en particular, por las exportaciones de automóviles y maquinaria, pero a pesar de ello, en el siguiente gráfico se puede ver que las exportaciones están de nuevo bajando y se vuelven a acercar a los niveles mínimos vistos a lo largo de esta crisis:

Así que los pilares de sustento de ambas economías están sufriendo y ninguno de estos países posee de una imprenta. Y luego tenemos a Grecia... Alemania controla las cadenas de la UE y continúa exigiendo austeridad, por lo que... ¡tenemos todos los ingredientes para un final desastroso!

En portada

Noticias de