Cárcel por ligarse a una menor, hacer un trío y retransmitirlo por Whatsapp

Se ligó a una menor de edad en la madrugada del 1 de enero de 2013, en Teruel, se fue con ella y un amigo a las afueras de la ciudad, a cabaron practicando un trío y, para presumir, retransmitió la escena con fotos difundidas por Whatsapp. Ahora, la insensatez le ha costado a ese joven una condena de dos años de prisión. Además, tendrá que indemnizar con 25.000 euros a la joven, que ahora tiene 20 años, por el «escarnio público» que sufrió al acabar difundiéndose de forma masiva esas comprometidas fotos.

Así lo establece la sentencia dictada por la titular del juzgado de lo Penal de Teruel, Amparo Monge Bordejé. Condena al autor de las fotos -y partícipe del trío junto a su amigo y a la menor- a 15 meses de prisión por un delito contra la intimidad por descubrimiento y revelación de secretos, y a otros 9 meses por un delito contra la integridad moral. Además, deberá pagar algo más de 1.000 euros de multa, y resarcir a la joven con 25.000 euros por daños morales.

El condenado, Santiago Israel A. tiene ahora 27 años. Aquella noche, junto a su amigo Joaquín T.A., conoció a la joven mientras festejaban la Nochevieja. Los tres se montaron en el coche, se fueron a las afueras y acabaron practicando un trío. Concretamente, según detalla la propia sentencia, la joven les practicó sexo oral a ambos.

Santiago Israel A. cogió su móvil e inmortalizó la escena. Se constataron dos fotografías. En una aparecen semidesnudos. La otra instantánea la captó en plenas relaciones sexuales, una imagen en la que el rostro de la muchacha aparecía con perfecta nitidez, según destaca la sentencia.

Las fotos se las sacó mientras tenía activado un grupo de Whatsapp y las difundió al instante. Empezaron a circular entre su grupo de amigos. Unos días después, el 12 de enero, volvió a difundir las comprometedoras imágenes. Y apenas seis meses después, las fotos estaban circulando de forma masiva por las redes.

La joven vive en Teruel, igual que el joven que le hizo las fotos y las difundió. Pero ni se conocían antes de la noche de autos, ni mantuvieron contacto alguno después.

Durante el juicio, cuya sentencia ha llegado ahora, el acusado llegó a enfrentarse a una petición de condena de 11 años de prisión y 70.000 euros de indemnización. Es lo que reclamó el abogado de la muchacha. Pedía que fuera condenado por un delito contra la integridad moral, otro de revelación de secretos y uno más de corrupción de menores. La Fiscalía, sin embargo, reclamó que fuera condenado únicamente por un delito contra la integridad moral.

Al final, la juez ha fijado la condena de dos años de prisión por los delitos de revelación de secretos y contra la integridad moral. La magistrada considera en su sentencia que no se dio el delito de corrupción de menores porque la joven accedió libremente a esas relaciones sexuales. Sin embargo, considera probado que la muchacha en ningún caso autorizó que se la fotografiara ni mucho menos a que se difundieran las imágenes de alto contenido sexual.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.