Bruselas descarta campos de refugiados «tipo Guantánamo»

La Comisión Europea descarta que la idea de crear campos de concentración de inmigrantes en países terceros esté basada en un «sistema estilo Guantánamo». Según el comisario de Interior, Dimistris Avramopoulos, algo así estaría en contradicción con los valores europeos. Pero estos campos son por ahora la única idea de aplicación inmediata que tienen los europeos en su mano para tratar de evitar el deteriuoro político que provoca la situación en varios países y en las propias instituciones europeas. Por ello, la intervención ayer del comisario Avramopoulos se puede interpretar como un impulso más a la idea de crear estos campos, tal como se recoge ya en la versión actual del documento de conclusiones que será aprobado en la próxima cumbre de jefes de estado o de Gobierno, la semana que viene.

Este esfuerzo por sostener la opción de los campos es al mismo tiempo la evidencia de que no hay ninguna posibilidad de llegar a un acuerdo en el asunto esencial, que sería la reforma del reglamento de Dublin, que es lo que ha provocado la gran división entre los socios comunitarios.

«Quisiera dejar las cosas bien claras, no estoy de acuerdo con un sistema estilo Guantánamo para los inmigrantes, esto es algo que va en contra de los valores europeos y está fuera de cuestión», dijo el comisario para justificar la inclusión de la propuesta en el debate del Consejo Europeo de los días 28 y 29 de junio.

«La idea no es desembarcar a esas personas en el país que sea y dejarlos ahí, lo que queremos garantizar es que se desembarque en lugares seguros, en los que pueda actuar ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)». Teóricamente desde esos campos se debería gestionar la posible reubicación en países europeos a las personas que cumplan las condiciones para ser protegidas por el estatuto de refugiados, pero también devolver cuanto antes a sus países de origen a quienes no tengan derecho a obtener asilo en Europa, es decir, a la inmensa mayoría de los africanos que intentan llegar a Europa.

Con la mente en Libia

El comisario confirmó que, por ahora, la Comisión está estudiando junto a la ONU y la OIM «cómo podríamos conseguir que los países del norte de África entablaran un debate» sobre esta idea, sabiendo que hasta ahora la idea no ha despertado ninguna simpatía. Túnez ha rechazado con escándalo esta opción. Bruselas hablará de ello con Marruecos, Argelia y Níger o incluso con Egipto. Pero el país en el que se piensa en realidad es Libia, que es por donde transitan la mayoría de los migrantes, aprovechando precisamente que se trata de un país cuyas estructuras están laminadas por el conflicto que provocó el derrocamiento del dictadir Muamar Gadaffi.

Según el comisario «no estamos aquí para dictar nada a nadie, la era colonial ha pasado» y si «no hemos recibido ninguna expresión de voluntad de participación es porque no se ha presentado nada sobre el papel», ni han enseñado todavía el dinero que están dispuestos a pagar por este «servicio». Puede que haya algun indicio en el debate de la cumbre de emergencia que se celebra este domingo en Bruselas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.